Desde hace cerca de ocho días los residentes de este sector de la comuna uno se han visto afectados por los disturbios protagonizados por un grupo de jóvenes que al parecer tienen cazada una disputa con otros muchachos de la vecina urbanización Bosques de Zapán.


periodismopublico-293.jpg

Cada noche, los menores se reúnen en el Polideportivo del barrio, donde (según informan los vecinos) son instruidos por otros individuos que les dicen cómo deben atacar a los jóvenes del sector vecino, con quienes se enfrentan justo en el terreno que se ubica detrás del Complejo Deportivo Lagos de Malibú, que fue inaugurado el pasado mes de junio por el Alcalde Ernesto Martínez y que más allá de ser un sitio para el encuentro ciudadano y la práctica del Tenis, se ha convertido en la guarida donde las personas provenientes de Bosques de Zapán se resguardan, bien sea para protegerse de los ataques de la gente de Ducales o lanzar sus propios ataques.

“Hay noches en las que se reúnen algunas pandillas en el Polideportivo del barrio, se ponen a arrojar piedras a todas partes, pelean, se agreden verbalmente y a veces están una o dos horas hasta que finalmente se van a encontrar con los otros. Este es un inconveniente para nosotros, debemos decirles que tengan cuidado con los vidrios, pues con ese modo de tirar piedras pueden afectar nuestras viviendas. Yo llevo en el barrio ocho meses, pero desde siempre ha sido el mismo problema, la verdad desconozco las razones por las cuales estos muchachos actúan así, sólo sé que son jóvenes y niñas que al perecer tienen una disputa personal con los vecinos de Zapán”, explicó Graciela Obregoso, vecina del Polideportivo.

Algunos vecinos manifiestan que quienes protagonizan las peleas son en su mayoría habitantes de barrios vecinos como Compartir, Ciudad Latina, San Nicolás y Villa Carola, de ahí que en medio de la confusión se vean a niños entre los 10 y los 12 años cargando cuchillos de cocina y niñas de la misma edad que portan entre sus partes íntimas sustancias alucinógenas que luego son entregadas a los distribuidores de droga que hacen presencia en la zona.

“Las peleas comenzaron el pasado miércoles, pero la situación se agudizó entre jueves y viernes. Este último día casualmente hubo un Consejo de Seguridad al que asistieron el Secretario de Gobierno (Rafael Mariño), el Capitán Moreno, el Teniente Javier Gómez, Comandante de la Policía en Compartir y la Intendente Angélica Velasco; sin embargo no fue mucho lo que se pudo hacer porque tan sólo nos confirmaron lo que ya sabemos, que no hay suficiente pie de fuerza para controlar esta situación”, señaló uno de los residentes de Ducales, quien pidió reserva de su nombre.

Es de destacar que en los primeros días de los disturbios la Policía logró enviar una unidad que dispersó a los menores usando gases lacrimógenos, aunque esto fue sólo una acción transitoria porque hasta el momento no se ha podido mitigar la situación y por el contrario los jóvenes siguen haciendo presencia para llevar a cabo sus violentas y airadas disputas.

“En lo que he visto he podido contar unas 100 personas, se dice que el motivo de la pelea al parecer es por mujeres, pero es claro que quienes incitan esto son los adultos que reclutan a estos niños para hacerlos combatir. La Policía trata y se esfuerza por llegar a tiempo, pero sus hombres son insuficientes y no pueden reaccionar efectivamente, es más, cuando vienen sólo son dos uniformados en una moto. La situación se ha vuelto más crítica”, agregó otra de las vecinas que también pidió reserva de su nombre.

Lo sucedido en Ducales evoca lo ocurrido en mayo pasado en Quintas de Santa Ana, donde también los menores irrumpían la paz de los vecinos con batallas campales. Esa vez la situación logró solucionarse con la aplicación del Toque de Queda, pero ahora parece que no hay una medida eficaz que pueda solucionar el actual inconveniente, pues con el irrisorio número de policías que cuidan a Soacha será difícil tomar una determinación de un carácter similar.