Con acciones muy concretas desarrolladas durante los últimos años, la capital de la República ha ratificado su compromiso de combatir el cambio climático y contribuir al mejoramiento del medio ambiente, por ejemplo, con el uso de combustibles más limpios en la flota de vehículos del sistema Transmilenio.


La alcaldesa Mayor de Bogotá (d), Clara López Obregón, resaltó la importancia que tiene la política pública y la actuación de cada uno de los bogotanos en la preservación del medio ambiente y, con ello, la búsqueda de un desarrollo urbano sostenible y mucho más amigable con el ciudadano.

La mandataria manifestó que el corredor verde propuesto para la carrera Séptima y la construcción del metro, son algunas de las iniciativas concretas y estructurales que permitirán el uso de combustibles más limpios.

Bogotá hace un llamado al trabajo de las ciudades del mundo, indicando que si no se toman acciones contundentes para reducir la emisión de gases invernadero, desarrollan estrategias a favor del medio ambiente sustentable y se llevan a cabo políticas para un desarrollo urbano más justo, habrá una colisión mortal entre urbanización y cambio climático.

Las ciudades en el mundo son responsables de hasta un 70% de la emisión de gases de efecto invernadero y los más afectados ante el cambio climático son las personas más pobres.

Según la Organización para las Naciones Unidas, Hábitat, por efectos del cambio climático en el mundo alrededor de 200 millones de personas serán desplazadas para el 2050, además el aumento del nivel del mar y sus impactos asociados para el 2080 afectarán cinco veces más a los residentes costeros que lo registrado en 1990.

En Latinoamérica, entre 12 y 81 millones de habitantes podrían experimentar un aumento de la falta de agua para el 2020. Para el 2050 este número podría aumentar entre 79 y 178 millones.

www.bogota.gov.co