En la madrugada de este jueves, Bogotá y la Sabana  alcanzaron una temperatura tan baja que algunos no podían creerlo, aunque sus aparatos electrónicos lo estuvieran reportando. Daniel Useche, jefe de la Oficina de pronósticos y alertas del Ideam, explicó  el porqué de estas drásticas alteraciones.

«La condición seca es una situación normal para la época del año, que afecta especialmente al departamento de Cundinamarca. La escasa nubosidad presente en horas de las mañanas ha permitido unos descensos significativos de las temperaturas especialmente en zonas por encima de los 2.200 metros de altura», explicó el funcionario.

Bogotá, al tener un altitud de 2.600 metros, hace parte de los sitios susceptibles a sufrir las consecuencias del descenso en las temperaturas del aire. Por ejemplo, el miércoles 5 de febrero, la capital alcanzó una temperatura de 0.3 grados centígrados durante la madrugada, registrados, según el Ideam, en los alrededores del aeropuerto El Dorado. En este mismo lugar también se presentó la temperatura máxima de los últimos días en Bogotá que llegó a  23.7 grados el pasado martes.

No obstante hay otros municipios como Mosquera, Sopó, Subachoque, Nemocón, Tabio y Tenjo que presentan fenómenos similares.

La transición entre la temporada seca y húmeda finalizará a mediados de marzo, cuando las lluvias serán constantes en todo el territorio nacional. Más esto no significa, afirma Useche, que no haya lloviznas o chubascos ocasionales en los próximos días.

Alerta de incendios

El aumento de la temperatura del aire y la reducción de la humedad relativa incrementan la posibilidad de que se presenten incendios forestales en la sabana de Bogotá si no se tienen las precauciones necesarias. La recomendación del Ideam para los agricultores colombianos es hacer riegos en las noches o madrugadas, así como utilizar coberturas plásticas para tratar de mitigar al máximo los efectos de los descensos de temperatura a tempranas horas del día.

Cundinamarca tiene cuatro municipios en alerta roja por probabilidad de amenaza de incendios. Estos son Machetá, Manta, Paratebueno y Tibirita. Pero en el resto del país hay 82 más en riesgo ubicados principalmente en la región Caribe y de la Orinoquía.

Fuente: semana.com