La advertencia la hizo durante la presentación del plan de reapertura de Bogotá, prevista para el próximo 8 de junio. Advirtió que las protestas han aumentado los contagios, y que el pico podría extenderse hasta mediados de julio.    

La mandataria reiteró que las protestas están causando aglomeraciones, que luego se convierten en focos de contagio, por eso hizo un llamado para que los bogotanos mantengan los cuidados contra la COVID-19.

Aseguró que está previsto que el pico de la pandemia se mantenga por dos semanas más, pero dijo que si se suspenden los protocolos de bioseguridad, se podría extender hasta mediados de julio con un aumento dramático de fallecidos y contagios.

López aseguró que una minoría va ser sintomática de ahora en adelante, una parte se va agravar y va a llegar a una UCI y de los que llegan a una cama, la mitad no va a sobrevivir. “Así es el Covid-19, desafortunadamente”, replicó.

Finalmente, la alcaldesa habló de vacunación y sostuvo que los capitalinos podrían estar vacunados en 50 días, siempre y cuando el Gobierno Nacional le diera las dosis correspondientes. “Bogotá podría inmunizar 80.000 dosis de vacunas al día, lo que impide llegar a esa meta es falta de entrega asegurada diaria de ese número de dosis, por parte del Gobierno”, puntualizó.