El operador público de aseo de Bogotá (Aguas de Bogotá, filial de la EAAB) recibirá sólo 70 de los 160 camiones compactadores que se habían contratado en diciembre. De ese modo se garantiza que llegarán mejores vehículos de los contratados originalmente.


“Mi compromiso con el alcalde Petro fue dedicar estas dos semanas que están por terminar a ampliar la capacidad gerencial y operativa del operador público de aseo de la ciudad. Por eso renegociamos el alquiler de compactadores reduciendo el valor del contrato, sin entregar un centavo antes de que entreguen equipos de calidad y haciendo que los mismos dueños de los camiones respondan por su mantenimiento”, manifestó el alcalde (e) de la capital Óscar Sánchez.

En este sentido, el contrato de alquiler de los compactadores se reduce de $24 mil a $7.500 millones, para 60 vehículos. Podrán adicionarse 1.500 millones más, para otros 10 compactadores, siempre y cuando se cumplan satisfactoriamente los términos del contrato. De esta forma, se pagarían al contratista un total de 9.000 millones por 70 compactadores.

En este momento los compactadores de basura se encuentran en los puertos de Cartagena y Nueva York, en donde se está haciendo una minuciosa revisión in situ. “Los camiones deben llegar a Bogotá entre el 12 y el 20 de enero para estar en operación el 22 del mismo mes. De esta forma, el operador público de aseo de la ciudad ampliará su cobertura del 20 al 40%”, aseguró el funcionario, quien dijo que una vez lleguen a la ciudad, se les dará un último visto bueno para garantizar su óptimo estado.

Igualmente, Sánchez aseguró que la empresa contratista debe cumplir con toda la reglamentación aduanera, de tránsito y ambiental que exige la normatividad nacional para que los vehículos entren en circulación.

Está previsto que esta flota provisional opere hasta mediados del año 2013, cuando lleguen a Bogotá los nuevos equipos adquiridos para prestar el servicio de recolección de basuras y así, el operador público asumirá el 52% de la ciudad.

El alcalde (e) manifestó optimismo que después de las arduas negociaciones de la última semana, esa flota esté disponible oportunamente y en condiciones operativas adecuadas. Explicó que en todo caso, ante un eventual incumplimiento, bien sea porque las autoridades nacionales no autoricen la importación o funcionamiento de algún vehículo, o éstos no pasen la revisión final del operador público de aseo para ser recibidos a satisfacción, hay alternativas en el mercado nacional para tener vehículos en alquiler, e incluso se podría extender el cronograma previsto para que el operador público amplíe el territorio de la ciudad bajo su control directo.

Fuente: Barrios de Bogota.com