Los almacenes Éxito de las Américas, Bosa y Suba, y Carrefour de la carrera 30, Hayuelos y calle 170 sirvieron de escenario para el lanzamiento de “Ecolecta: piensa luego recicla”, la nueva campaña de la Secretaría de Ambiente y la Uaesp, que tiene como propósito impulsar, sensibilizar, fortalecer y enseñar sobre la disposición adecuada de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en Bogotá.


Llama-olímpica-soacha

Llama-olímpica-soacha


Los bogotanos entregaron 998 unidades de televisores, celulares y computadores, incluidos cables, baterías y periféricos como teclados, mouses, parlantes e impresoras. El aparato favorito por los ciudadanos fue el computador, con un total de 296 unidades.

Según la SDA, estas entregas equivalen a 3,9 toneladas, las cuales fueron gestionadas por Lito S.A. y Gaia Vitare Ltda., dos de las empresas que cuentan con licencia ambiental para realizar su adecuado manejo.

La próxima jornada de Ecolecta será el último fin de semana del mes de abril (los días 23 y 24), cuando se volverán a habilitar los seis puntos en los mismos almacenes.

“El lanzamiento fue todo un éxito. Los ciudadanos atendieron el mensaje y demostraron que están interesados en colaborar con el ambiente de Bogotá. Con esta campaña pretendemos disminuir en un 40% las casi 2.000 toneladas que llegan al año al Relleno Sanitario Doña Juana”, manifestó Juan Antonio Nieto Escalante, Secretario Distrital de Ambiente.

Esta campaña hace parte del “Programa para la gestión y manejo integral de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos de Bogotá” de la Secretaría de Ambiente, que tiene una proyección hasta el 2015.

Contempla acciones como proyectos de tecnología responsable, gestión desde la industria, comercio y servicios, asistencia técnica a emprendedores e investigación de nuevas tecnologías para el aprovechamiento y tratamiento. Es uno de los componentes del plan de gestión integral de residuos peligrosos, diseñado recientemente por la SDA.

En 2010, Bogotá generó 21.959 toneladas de estos aparatos, de las cuales tan sólo 1.400 fueron a parar a las cuatro empresas autorizadas para su manejo. De este total, el 39,8 por ciento (8.748) fueron neveras y lavadoras; el 38,7 por ciento (8.511) equipos de sonido, televisores, hornos, reproductores de DVD y licuadoras; y el 18,5 (4.068) computadores y celulares.

“Esperamos aumentar en un 100 por ciento las toneladas de estos residuos gestionadas integralmente con el lleno de los requisitos ambientales”, apuntó Nieto Escalante.

Podrían ser peligrosos

Según el estudio realizado por la Secretaría de Ambiente, los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos no se constituyen enteramente como residuos potencialmente peligrosos, ya que la mayoría de sus materiales son reciclables. Sin embargo contienen componentes que son potencialmente peligrosos si no tienen un adecuado tratamiento y disposición final.

Al ser degradados, mezclados o liberados pueden registrar características nocivas para el ambiente o la salud, por lo cual en estos casos deben tratarse como residuos potencialmente peligrosos. Tal es el caso de los tubos de rayos catódicos de los televisores y computadores, por ejemplo.