Como parte de la conmemoración de los 75 años del Estadio Nemesio Camacho ‘El Campín’, el IDRD invita a grupos (máximo 40 personas) organizados (colegios, universidades, juntas de acción comunal) y ciudadanía en general, a visitar el nuevo museo del escenario deportivo y a realizar un recorrido por la tribuna occidental (primer piso).


En el museo encontrarán artículos alusivos al mundo del fútbol, camisetas y una completa galería de fotos con énfasis en la era de El dorado. Además se se podrán apreciar formaciones antiguas de Santa Fe, Millonarios y Universidad, partidos en el estadio Alfonso López y los primeros en el Estadio el Campín, así como instantáneas de los grandes ídolos del balompié bogotano.

Los horarios de atención son los días lunes, martes y jueves (8 a 11.30 a.m. y 2 a 5 p.m.) con excepción de los lunes festivos y jueves con programación de fútbol, cuando se atiende los viernes en los mismos horarios, cabe anotar que el ingreso no tiene costo.

Historia del templo del fútbol bogotano, El Campín

El escenario abrió sus puertas para la inauguración de los primeros Juegos Bolivarianos y uno de los primeros partidos oficiales de fútbol, entre las selecciones de Colombia y Ecuador (1 – 2) en el marco del mismo certamen.

Construido para recibir las mencionadas justas y conmemorar los 400 años de fundación de la capital colombiana, entró al servicio, con poco tiempo de diferencia, junto al Alfonso López de la Ciudad Universitaria, en una Bogotá con menos de 400 mil habitantes en su área urbana.

Fue Jorge Eliécer Gaitán el alcalde que promovió la construcción del recinto deportivo, en terrenos donados por la familia Camacho, una de las más prestantes de la capital en esa época.

El estadio tenía un aforo inicial para 23.500 espectadores, El Campín jalonó el desarrollo de la capital hacia el noroccidente de la Sabana, en un sector de potreros, colindante con una línea del ferrocarril y vecino del hipódromo de Bogotá. Pero el gran impulso del estadio capitalino se dio con el inicio del torneo profesional de fútbol en 1948 y el casi inmediato surgimiento de la época de Eldorado, cuando nuestras canchas se llenaron con estrellas internacionales de primer nivel, provenientes de Argentina, Uruguay, Perú, Costa Rica e incluso algunos países europeos como Inglaterra y Hungría.

Tan masivo fue el fenómeno que el escenario de la calle 57 debió ser rápidamente ampliado en su capacidad a 45 mil espectadores, en el año de 1951. 12 años después, se construyó una gradería adicional para subir el aforo a más de 60 mil fanáticos y a partir de 1967, quedó habilitado para juegos nocturnos con la adecuación del sistema de iluminación artificial.

El Campín se convirtió además en unidad deportiva debido a la construcción de la cancha alterna de El Campincito y en 1973, el estreno del coliseo cubierto del mismo nombre. Para recibir el Mundial Juvenil 2011, fue remodelada completamente la tribuna de occidental y actualizados sus servicios tecnológicos, en detrimento de su capacidad, la cual quedó cercana a 40 mil aficionados.

Fuente: Barriosdebogota.com