El más reciente estudio de la Cámara de Comerció de Bogotá concluye que hay un 20% más de ciudadanos que se sienten inseguros en la capital.


La sensación de inseguridad en Bogotá aumentó del 39 al 59 por ciento, según la publicación de la Cámara de Comercio, que se basa en un estudio realizado entre junio de 2008 y el mismo mes de 2009.

Buena parte de los encuestados indicó que las razones que más influyen en este factor son los problemas de desempleo y de espacio público, entre ellos, la oscuridad y la falta de presencia de la Policía.

Pero hay otros factores que analiza el estudio de la Cámara de Comercio, teniendo en cuenta día, hora, lugar y medio de movilidad. En éste último, siete de cada diez ciudadanos consultados dicen sentirse inseguros en el transporte público, con excepción de los taxis y de Transmilenio.

En cuanto a lugar, el porcentaje de población que estima que su barrio es seguro disminuyó al pasar del 46 al 42 por ciento de un año a otro. No obstante, consideran que la inseguridad ha disminuido en hechos culturales o deportivos, espacios de recreación y centro comerciales, gracias a una mayor presencia de la Policía y de vigilancia privada.

El 80 por ciento de los encuestados que dicen haber sido víctimas de la inseguridad denuncian principalmente el hurto a personas. El robo a residencias se mantuvo estable mientras que el robo al comercio disminuyó al pasar del 7 al 1 por ciento. Los atracos aumentaron el 5%.

El estudio revela que en el 45 por ciento de los casos de hurto, las víctimas aseguraron que el delito se cometió con violencia, casi siempre con el uso de armas blancas y de fuego.

En cuanto a delitos, dos de cada tres ocurrieron en el espacio público, como en calles o avenidas y la mayoría de ellos se presentaron entre las doce del medio día y las doce de la noche.

El mayor nivel de victimización fue reportado por los habitantes de la Candelaria y Bosa, mientras que en Tunjuelito, Engativá y Teusaquillo se presentaron los menores niveles.

Finalmente el estudio calcula que sólo el 34 por ciento de los ciudadanos denuncian cuando son víctimas de los problemas de inseguridad.