De los 2.884 casos de violencia intrafamiliar valorados por médicos forenses en Cundinamarca en los primeros siete meses de este año, el 62 por ciento tuvo que ver con maltrato entre cónyuges o compañeros sentimentales, siendo Soacha una de las ciudades con mayor número de casos reportados.


El reporte del Sistema de Información de Violencia y Accidentalidad del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, indica que de 187 homicidios registrados entre enero y julio en Cundinamarca, tres fueron relacionados con la violencia intrafamiliar y todas las víctimas fueron mujeres, entre los 23 y los 55 años.

En 2008, de los 9.345 casos valorados, 5.419 tuvieron que ver con el maltrato entre cónyuges. Pero más grave aún es que después de la pareja, el blanco de la violencia intrafamiliar en Cundinamarca son los menores. De acuerdo con el mismo informe de Medicina Legal, el 18 por ciento de los casos valorados por forenses entre enero y julio pasado, estaba relacionado con niños.

Según Medicina Legal, los departamentos del país con la mayor tasa de violencia intrafamiliar en 2008 fueron Boyacá y Cundinamarca, con 390 casos por cada 100.000 habitantes.

En Cundinamarca las agresiones físicas son las que más afectan a la región, representan el 62 por ciento del maltrato intrafamiliar. Soacha, Zipaquirá, Facatativá, Fusagasugá y Girardot fueron las ciudades del departamento que reportaron el mayor número de casos de violencia dentro del núcleo familiar.