Cuatro sujetos buscaban entrar a una casa de la localidad de Engativá a robar, pero desconocían que 14 cámaras comunitarias los estaban vigilando.

El sistema de vigilancia de un frente de seguridad del barrio fue clave para facilitar la persecución y captura de la banda de apartamenteros.

Los sujetos arribaron a la zona  a las 12:52 de la mañana cuando creyeron que todos estaban dormidos y que nadie los detectaría. Llegaron en un taxi  para trastear lo que pretendían sacar de la vivienda a la que pudieran entrar.

Cuando bajaron de taxi ya las cámaras los seguían sin que ellos se dieran cuenta. 14 de estos apartos tecnológicos fueron instalados por la misma comunidad y en varias casas se obsservaba cada paso de los delincuentes.

Las cámaras detectaron cuando empezaron a revisar casa a casa a ver cuál tenía la puerta a medio asegurar o una ventana abierta para ingresar y lograr su cometido.

Las cámaras están conectadas a la policía y entre comunidad y autoridades comenzaron a seguirles el paso y acorrarlarlos para no dejarlos escapar.

Cuando los delincuentes se dieron cuenta que los ojos de la comunidad y de la policía estaban sobre ellos, intentaron fugarse, pero cada movimiento era detectado y registrado en video.

Dos regresaron al taxi que los esperaba, pero fueron interceptados por los uniformados y reducidos, junto al conductor del vehículo: el cuarto hombre cogió otra ruta, pero minutos después fue detectado por las cámaras y capturado.  

Los cuatro sujetos fueron llevados al calabozo de la estación de Policía de Engativá y posteriormente  entregados a las autoridades judiciales.