Los dos procesados se dedicaban a hurtar celulares en Engativá y el centro de Bogotá. Un juez los envió a la cárcel.

La Fiscalía logró que jueces con función de control de garantías impusieran medida de aseguramiento en centro carcelario en contra de Luis Miguel Cabarcas Herrera y Miguel Ángel Sosa Cortes

El primer hecho investigado ocurrió el pasado 18 de marzo de 2022, cuando Cabarcas Herrera habría abordado en compañía de otro hombre, con arma de fuego y armas   cortopunzantes, a una mujer que se movilizaba en su bicicleta por la cicloruta del barrio El Cortijo de la localidad de Engativá, para presuntamente robarle el celular de alta gama que ella llevaba.

El hoy procesado fue capturado en flagrancia por la policía de vigilancia del sector. En la requisa realizada por los uniformados le encontraron, al parecer, dos armas blancas.

Ese mismo día, en el barrio Santafe de la localidad de Mártires, la Policía Nacional fue informada del hurto de un celular a un ciudadano extranjero quien habría sido atacado por dos hombres que, presuntamente lo intimidaron con arma blanca obligándolo a entregar su teléfono. Los uniformados en labores de vigilancia lograron ubicar y capturar a Miguel Ángel Sosa Cortés quien fue señalado por la víctima y la comunidad de haber cometido el hurto.

En audiencias preliminares fueron legalizadas las capturas de los dos procesados. Fiscales de la Uri de Engativá y de Puente Aranda trasladaron escritos de acusación por el delito de hurto calificado y agravado, cargo que no fue aceptado ni por Cabarcas Herrera ni por Sosa Cortés.