El dato fue identificado en la Encuesta de Percepción y Victimización que realiza tradicionalmente la Cámara de Comercio de Bogotá.

Así mismo se reveló que la percepción de inseguridad pasó del 60% en 2019 al 76% en 2020, y que las modalidades más comunes para cometer el delito de robo son: el atraco (41%) y el raponazo (27%).

Si bien el hurto a personas es el delito que más le preocupa a los ciudadanos en Bogotá, a un 49% de los encuestados, hay otras dos actividades ilegales que también están en el top: el homicidio, para un 10% de los consultados; y en tercer lugar empatan el hurto a residencias y la venta de drogas para un 4% de los encuestados para cada categoría.

Lo que destaca el informe es que este porcentaje es el más alto que se ha visto en la encuesta en los últimos cinco años (51% en 2015, 42% en 2016, 55% en 2017, 57% en 2018, 60% en 2018 y 76% en 2020).

El presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, Nicolás Uribe Rueda, puntualizó que si bien 2020 fue un año complejo por el tema de la pandemia, los datos son clave para entender la seguridad en Bogotá. Destacó, por ejemplo, el deterioro de la percepción de seguridad en los barrios de la capital, pues si en 2019 un 44% de las personas decía que su barrio es seguro, en 2020 ese mismo porcentaje es 41%.

“Esta información es útil para la formación e implementación de política pública en materia de seguridad de modo tal que se pueda mejorar el clima el entorno para los negocios”, dijo Uribe Rueda.

Este incremento de la percepción va en sintonía con el nivel de victimización, pues según la encuesta, el porcentaje de ciudadanos que manifestó ser víctima directa de algún delito pasó de 15% en 2019 a 17% en 2020. El informe precisa que 132 de cada 1.000 ciudadanos fueron víctimas de hurto el año pasado.