La firma se hizo este domingo con motivo de la conmemoración del Día Mundial de Toma de Conciencia Contra el Abuso y el Maltrato en la Vejez.

El personal asistencial y administrativo del Centro Femenino Especial José Joaquín Vargas, de la Beneficencia de Cundinamarca, firmó un contrato social en donde se comprometen a cuidar a las personas mayores en su dignidad, a denunciar cualquier acto de violencia o cualquier situación que vulnere sus derechos y a respetar sus creencias y valores importantes en el desarrollo social de cada persona.

Durante la actividad las mujeres atendidas en el centro socializaron el decálogo del contrato social, recalcaron la importancia del amor, paciencia y cuidado que ellas y demás personas mayores necesitan en los centros de protección. A su vez, el equipo profesional realizó actividades sobre las buenas prácticas de cuidado y comunicación con personas mayores que padecen una discapacidad, ya sea cognitiva o mental, como las más de 400 mujeres que son atendidas en este lugar.

“Uno de los objetivos principales de los centros de protección de la Beneficencia de Cundinamarca es brindar atención integral a los adultos mayores o quienes padezcan de una discapacidad, personas que en su mayoría no cuenta con red familiar ni social y han sufrido algún abuso; por lo cual, resulta importante y necesario brindar calidad de vida, buen entorno de desarrollo social y personal y el restablecimiento de sus derechos”, indicó el gerente, Salomón Said.

Esta actividad se enmarca en   la meta   No 165 del Plan de Desarrollo Departamental “Cundinamarca región que progresa”, que consiste en brindar atención integral a personas con discapacidad mental y cognitiva en los centros de protección de la Beneficencia de Cundinamarca.