El inconformismo y la preocupación de los padres de familia fueron evidentes al enterarse que el Centro de Desarrollo Infantil Sol y Luna, ubicado en Quintas de la Laguna, aún no ha abierto sus puertas para continuar con el proceso educativo de los niños pertenecientes al programa “Cero a Siempre”. Lo más preocupante es que el cierre será indefinido.


El Centro de Desarrollo Infantil (CDI) Sol y Luna, atiende las necesidades de los más pequeños pertenecientes a la población vulnerable de la de las comunas 1, 2 y 6 de Soacha. Partiendo de ese punto, son más de 200 niñas y niños menores de cinco años que se ven beneficiados con el programa, mediante el cual se les ofrece una alimentación balanceada y la educación preescolar.

Sin embargo, el desconcierto e inquietud de los padres se manifestó tras enterarse que el CDI Sol y Luna aún no ha abierto las puertas para empezar con el proceso educativo y de cuidado de los 200 menores. Sus familias argumentan que ahora no tienen forma de pagar el cuidado en centros de desarrollo privados y que no es fácil encontrar a un cuidador responsable que se encargue de ellos, mientras trabajan.

“Salgo a trabajar desde las 8 de la mañana y regreso pasadas las 10 de la noche a mi hogar, tengo una niña pequeña de 4 añitos y mientras no han abierto el jardín me ha tocado golpear varias puertas con el fin de encontrar un buen lugar donde la puedan cuidar, ya que como muchos padres, carezco del recurso económico para solventar el gasto de un jardín privado”, destacó Alcira Rada, madre perjudicada por el cierre.

Mónica Velasco, otra madre afectada por la situación del CDI Sol y Luna y vocera de los padres, describió la respuesta que ha obtenido ante la inquietud de cuándo se pondrá en marcha el servicio del jardín.

“Generalmente el servicio del jardín Sol y Luna a nosotros nos lo empezaban a brindar entre la última semana de enero y la primera de febrero, pero esta vez llegamos a mediados de febrero y nos preocupa que el centro aún no ha empezado a atender a los niños. Junto a varios papitos decidimos seguir el protocolo regular e indagar ante la alcaldía y el Bienestar Familiar, sin embargo en ninguna entidad nos dieron una respuesta que nos permita sentir tranquilidad”, manifestó.

Los padres de familia acudieron a la Regional Cundinamarca del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), desde donde los dirigieron a la Regional Soacha. Allí les respondieron que el atraso en la implementación del servicio responde a que aún no ha habido contratación con la alcaldía para el uso de las instalaciones.

Teniendo en cuenta que el programa de Primera Infancia en el municipio corresponde a la Secretaría de Desarrollo, durante la indagación se realizó un acercamiento a las oficinas de la dependencia, donde la respuesta inmediata fue que la responsabilidad del tema debía ser tratada con el ICBF, alimentando la preocupación de los padres de familia.

Finalmente, la madre de cabeza de familia y representante de la comunidad, pidió la atención de los entes correspondientes para brindar el servicio a 200 niños que hasta el momento no han logrado continuar con el proceso de formación.

“Cabe resaltar que es importante que entidades como la alcaldía, Secretaría de Desarrollo, Bienestar Familiar, e incluso la Gobernación de Cundinamarca, nos presten atención porque son más de 200 familias en condiciones de vulnerabilidad que nos estamos viendo perjudicadas y es fundamental buscar la forma de continuar lo más pronto posible con el proceso de formación de nuestros pequeños y pequeñas”, concluyó Velasco.