Las quejas de los usuarios permitieron a las autoridades realizar operativos de control en la zona Rosa del municipio para verificar los niveles de ruido de los establecimientos de comercio que se dedican a la rumba. Tres fueron cerrados por contaminación auditiva.

 La Policía en coordinación con las secretarías de Gobierno y Salud del municipio de Soacha lideraron el operativo que se realizó en la zona de entretenimiento.

Dicen las autoridades que el seguimiento y control a los bares se realiza periódicamente, pero se incrementa cuando hay quejas de la comunidad, como en este caso.

“El problema es que cerca de los bares hay residencias como el conjunto Toscana y algunas noches no dejan dormir. Somos conscientes que  en la zona hay negocios de estos, pero que respeten los niveles de ruido para que no generen incomodidad a las familias que vivimos alrededor”, sostuvo un vecino de la zona.

Dicen las autoridades que el último operativo que conllevó al cierre de tres establecimientos se hizo de forma aleatoria, es decir, no se visitaron todos los negocios.

Funcionarios de la Alcaldía recomendaron respetar los niveles de ruido, los cuales y de acuerdo a la norma,  no deben superar los 65 decibeles en la escala establecida para áreas comerciales.