El Nuncio Apostólico Ettore Balestrero y Monseñor Daniel Caro celebraron una eucaristía que rindió homenaje a los cincuenta años de vida religiosa de Monseñor. Además de actos protocolarios se realizó una actividad cultural en el Colegio Bolívar, en donde los asistentes tuvieron la posibilidad de disfrutar una obra teatral escrita y dirigida por el mismo Obispo Caro.


Cientos de estudiantes de diferentes colegios de Soacha enmarcaron las calles del parque principal del municipio para rendir honores al Nuncio Apostólico Ettore Balestrero y a Monseñor Daniel Caro. El primero es la representación del Papa Francisco y el segundo celebraba cincuenta años de vida sacerdotal. El recorrido estuvo acompañado de autoridades, gabinete municipal y una multitud de ciudadanos que deseaban unirse a la celebración religiosa.

Posteriormente y encabezado por un desfile realizado por los caballeros de la virgen de Fátima, diferentes párrocos de los municipios de Sibaté y Soacha, el padre Diego Jaramillo de la comunidad Eudista del Minuto de Dios , Monseñor y El Nuncio dieron paso a una celebración eucarística en donde se resaltó la fe como valor humano y espiritual que se transmite con hechos reales.

“Hay acontecimientos que fortifican la fe, la misma fe de María, de Jesucristo, de todos y de toda la iglesia. Desde aquí le digo al Papa Francisco que está en nuestro corazón y al Nuncio Ettore, es un gusto muy grande tenerlo aquí en este día, es el mejor regalo para mis cincuenta años de vida sacerdotal, es una representación del Papa en nuestra comunidad. De esta manera, los acontecimientos de fe se vuelven reales y tangibles, tal es la visita del Nuncio y la conmemoración de los cincuenta años de mi vida sacerdotal”, afirmó Monseñor Caro durante la homilía ofrecida durante la celebración eucarística.

Tras la ceremonia religiosa, los alcaldes de Sibaté y Soacha, concejales y otras autoridades de ambos municipios expresaron a Monseñor su gratitud y palabras de felicitación por los cincuenta años de vida sacerdotal del obispo Caro, al mismo tiempo manifestaron la alegría por contar con la presencia del Nuncio Ettore. En ese momento de la celebración, el alcalde Juan Carlos Nemocón, hizo entrega simbólica de las llaves de la ciudad a Monseñor exaltando toda una vida de servicio dedicada a sus semejantes y al Nuncio lo declaró huésped de honor.

Hacia las dos de la tarde, los homenajeados y la gran comitiva de asistentes se dirigieron al Colegio Bolívar, en donde además de un brindis, se contó con actos culturales ofrecidos por estudiantes del colegio anfitrión, el María Auxiliadora y la Banda Sinfónica de Sibaté. Sin embargo, el acto central fue la obra teatral «No son como los pintan», dirigida y escrita por Monseñor Daniel Caro. En su obra, el autor transmite a través de su creación que los sacerdotes,independientemente de su generación son importantes para la vida de la comunidad, así se evidenció en el coro final de la obra musicalizada: «Vivan curitas ya viejos, vivan curitas añejos, vivan siempre los curitas, cada cual según su tiempo».

«La obra la compuse en agradecimiento al Padre Antonio González, Párroco de Susa quien a sus ochenta y siete años me recibió como coadjutor. Viví, conocí y aprendí de un sacerdote santo, la obra se estrenó en 1971», expresó Monseñor quien se robó todos los aplausos al final de la presentación, en donde además actuó interpretando el papel de alcalde del pueblo.

Al finalizar el encuentro, el Nuncio Ettore expresó: “Mi mensaje es que hay que seguir colaborando con la iglesia y los sacerdotes. Se ve que la comunidad quiere mucho a su obispo y esto es muy positivo, me llevo la imagen de la gente de Soacha muy querida y muy cálida”.

Estampas de Monseñor

La hermana Ana Ovalle, directiva del Colegio María Auxiliadora expresó: “Para la comunidad de las hijas de María Auxiliadora, Monseñor siempre ha sido nuestro apoyo espiritual, nos ha acompañado en nuestras actividades con jóvenes, retiros espirituales y celebraciones eucarísticas especiales. Sólo nos queda reconocer su gran calidad humana y espiritual, además de felicitarlo durante sus cincuenta años de vida sacerdotal”

El padre Carlos Oviedo,rector del Colegio Bolívar indicó: «La imagen de Monseñor Daniel Caro es para mí un ícono del buen pastor, un hombre entregado, servicial, sencillo y humilde pero sobre todo un gran ser humano. Agradezco a Dios que a lo largo de varios años hemos podido cumplir con su ejemplo, compañía y dirección».

Por su parte, el alcalde municipal de Soacha, además de recordar que el Obispo lo acompañó durante su posesión como mandatario local, manifestó: “Monseñor Caro Borda, transmite muy buena energía, es un hombre santo. He disfrutado de su amistad y acompañamiento desde antes de ser alcalde, siempre ha inculcado el bien común, consejo que nos dio a mí y al presidente de la república. El mensaje de Monseñor es claro, sembrar una semilla de fe, siempre enmarcados en el mensaje esperanzador que se transmite en actos reales”.

De la misma manera, el alcalde de Sibaté afirmó: “Como se dice en el argot popular ´La fe mueve montañas´ y ese es el mensaje tangible de Monseñor para el municipio de Sibaté a donde siempre lleva palabras de esperanza y sabiduría”.

El notario Ricardo Correa, recordó hechos reales de fe: “Monseñor Caro, es el obispo que más vivencia los valores del Papa Francisco, sencillez y humildad. Además su actitud de servicio ha permitido que la comunidad lo reconozca y valore como ser humano y espiritual. Recuerdo siempre su actitud solidaria en actos concretos como banquetes para ayudar a los niños de los hospitales del municipio y familias afectadas por la ola invernal”.

Homilía de Monseñor Caro:

Galería Fotográfica:

Bodas de oro Monseñor Caro