Colombia acaba de regionalizar su territorio con el propósito de prevenir y erradicar la fiebre aftosa, de manera tal que en el futuro de existir un brote de la enfermedad, solo perdería el estatus sanitario la zona afectada y no la totalidad del territorio nacional como venía sucediendo hasta ahora.

En tal sentido el país estableció cuatro zonas separadas que se identifican de la siguiente manera: Zona 1 Frontera Norte; Zona 2 Frontera Oriental; Zona 3 Comercio; y Zona 4 Resto del país.

Para hacer esta zonificación se hizo un trabajo conjunto del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), se contó con la asesoría del Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (Panaftosa), epidemiólogos y técnicos. Esa zonificación quedó establecida ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OEI).

El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Rodolfo Zea Navarro, explicó que “en el caso de ocurrir un nuevo caso de fiebre aftosa, en algunas de las zonas establecidas, solo se perdería la certificación del territorio afectado, pero no en todo el país. La idea es tener una mayor estabilidad a las inversiones, que los sectores cárnico bovino y porcino han venido realizando, a fin de viabilizar las exportaciones de carne”.

“Vamos a poder aumentar y consolidar las exportaciones de carne bovina colombiana a diferentes continentes”, concluyó el ministro.

Así quedaron las zonas:

-Zona I – Frontera Norte: Departamentos de La Guajira, Cesar y los municipios de Abrego, Cáchira, Convención, El Carmen, Hacarí, La Esperanza, La Playa, Ocaña, San Calixto, Teorama y Villacaro que hacen parte del departamento de Norte de Santander.

Zona II- Frontera Oriental: Departamentos de Arauca (con excepción de la Zona de Alta Vigilancia) y Vichada y el municipio de Cubará, en el departamento de Boyacá.

Zona III Comercio: Atlántico, Córdoba, Sucre, Magdalena y parte de los municipios de Antioquia (Arboletes, San Pedro de Urabá, San Juan del Urabá, Necoclí, Turbo, Apartado, Carepa, Chigorodó, Mutatá, Valdivia, Tarazá, Cáceres, Caucasia y Nechí), parte de los municipios de Bolívar (Arjona, Achí, Arroyohondo, Calamar, Cartagena de Indias, Cicuco, Clemencia, Córdoba, El Carmen de Bolívar, El Guamo, Hatillo de Loba, Magangué, Mahates, Margarita, Marialabaja, Mompós, San Cristóbal, San Estanislao, San Fernando, San Jacinto del Cauca, San Juan Nepomuceno, Santa Catalina, Santa Rosa, Soplaviento, Talaigua Nuevo, Turbaco, Turbana, Villa Nueva y Zambrano), y parte de dos municipios de Chocó (Río Sucio y Carmen del Darién).

Zona IV -Resto del País: los departamentos de Amazonas, Antioquia (todos los municipios excluyendo los que se encuentran dentro de la Zona de Comercio), Bolívar (todos los municipios excluyendo los que se encuentran dentro de la Zona de Comercio), Boyacá (excluyendo el municipio de Cubará), Caldas, Caquetá, Cauca, Casanare, Chocó (todos los municipios excluyendo los que se encuentran en la Zona de Comercio y los que se encuentran en la Zona Libre de Fiebre Aftosa sin Vacunación), Cundinamarca, Guainía, Guaviare, Huila, Meta, Nariño, Quindío, Putumayo, Risaralda, Santander, Tolima, Valle del Cauca y Vaupés.

La gerente General del ICA, Deyanira Barrero León, indicó que “le hemos cumplido al país ganadero y en la actualidad seguimos revisando y ajustando las medidas sanitarias para dar sostenibilidad a nuestra certificación de país libre de fiebre aftosa con vacunación. La regionalización es parte de ello. No podemos repetir la historia del 2017 y 2018, ni permitir que el país sufra de nuevo una reinfección”.

La funcionaria destacó el trabajo, en este proceso, de expertos internacionales, ganaderos, la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), DIAN, Policía de Carreteras y las Fuerzas Militares, con el fin de contrarrestar los ingresos irregulares de animales y sus productos.

Fuente: ElUniversal.com.co