La alcaldesa de Bogotá señaló que los nuevos buses tendrán unas líneas divisorias para evitar contagio de COVID-19.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, señaló que están ensayando laminas divisorias en los sistemas articulados para subir la ocupación de TransMilenio del 30 al 50 por ciento.

La mandataria explicó que son unas láminas que dividen entre puesto y puesto para evitar el contagio del coronavirus. Las ventanas de los buses siempre deben estar abiertas.

López manifestó que estas pruebas permitirían establecer si en un par de semanas se puede incrementar la ocupación de la flota.

Hoy la Alcaldía entregó 320 buses nuevos del Sitp que cuentan con esas medidas. Adicionalmente tienen divisiones en la zona del conductor y un torniquete para reducir la cifras de colados, pues solo permite que pase una persona.

Claudia López manifestó que esos buses empezarán a operar desde el martes, la licitación es de 320 pero serán entregados 1.500. Dijo que al final de su mandato el 70 por ciento de la flota deberá estar renovada.

Fuente: Caracol.com.co