La máscara que usó Natalia Ponce de León durante su recuperación luego de ser víctima de uno de los ataques con ácido más atroces en el país, se convertirá en el símbolo de la campaña #NoMásMáscaras, que busca concientizar a los colombianos sobre este flagelo.


Aunque el Congreso de la República aprobó una ley que establece penas de hasta 50 años de prisión a los agresores. Sin embargo, a pesar de la nueva ley los ataques continúan, muchos de los agresores siguen libres y la atención integral a las víctimas sigue siendo escasa.

Natalia invitó a todo el país a unirse a la campaña para hacer un llamado y así ningún colombiano tenga que usar la máscara. De hecho, por medio de redes sociales se puede apoyar la iniciativa, y se puede poner la máscara virtual.

Colombia es el país con el índice más alto de ataques con ácido en el mundo según su población, una problemática que pocos conocían hasta que Natalia Ponce de León fue una de las víctimas, convirtiéndose en el símbolo de la lucha contra este tipo de ataque.

En un país con 49 millones de habitantes deberían existir al menos 22 unidades de atención a quemados , actualmente, solo hay 5, y solo una cuenta con los equipos necesarios para los tratamientos posteriores. Además, en las unidades de emergencias no existe un protocolo de atención a quemados con agentes químicos, lo que ha generado daños irreversibles en las víctimas.

Fuente: Publimetro.co