Dignatarios de las Juntas de Acción Comunal, JAC, de las 20 localidades de la ciudad, comenzaron la capacitación del Programa Formador de Formadores para la Acción Comunal, en un recorrido pedagógico por la localidad de Sumapaz, que inició en la majestuosa Laguna Chisacá para empezar a motivar a los participantes y entender así la importancia de la naturaleza, y muy especialmente en ella, del agua.


El programa tiene como objetivo formar y fortalecer a las organizaciones comunales en temas cómo pedagogía comunal, democracia y participación, emprendimiento, legislación comunal, entre otros, y que tienen como eje la cartografía social.

En el primer módulo, Construcción de Planes Territoriales para el Buen Vivir, basados en la gobernanza del agua, el aseo y el reciclaje, los y las comunales realizaron un diagnóstico participativo, identificaron zonas de conflicto de las localidades y analizaron como abordar esos conflictos para determinar planes de acción a seguir.

Uno de los temas importantes que se abordaron en este encuentro, fue el de visibilizar las problemáticas ambientales y así mismo sociales de la localidad de Sumapaz, teniendo en cuenta la repercusión que ello tiene sobre toda la ciudad. Los habitantes de esta localidad se ven afectados por la posible entrada de grandes empresas, que pretenden industrializar una de las reservas más grande del mundo para la producción de energía.

Las actividades lúdicas y pedagógicas fueron la forma de trabajo del primer módulo de esta capacitación. Los comunales lograron sensibilizarse frente al territorio, a sus habitantes y a la manera de cómo se organizan en torno de lo que sucede en el mismo. Observaron que cada problema puede ser el mismo en otros territorios y que puede ser resuelto de manera conjunta y solidaria.

Entre tanto, José Cuesta Novoa, Subdirector de Asuntos comunales del Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal, resaltó la importancia de la política de la Gobernanza del Agua en Bogotá, dándole una perspectiva desde lo comunal, interpretado desde el poder que tiene la comunidad para prevenir el cambio climático y ordenar el territorio alrededor del agua, dándole importancia, en este caso, a la defensa del Páramo de Sumapaz como gran recurso hídrico que hace parte del Distrito Capital como recurso importante para la preservar la vida.

El “Sumak Kawsai” o el “Buen Vivir” una filosofía indígena en Sudamérica, es también una de las bases para la ejecución de este programa de capacitación distrital, que busca que ver la naturaleza como un sujeto y con ello crear una mejor relación entre el ser humano y la tierra para el desarrollo y una mejor calidad de vida.

El inicio del programa Formador de Formadores para la Acción Comunal cumplió así con las primeras 20 horas de las 120 dispuestas para tal fin, concluyendo en primera instancia que ahora todos y todas tienen la conciencia de saber lo que sucede en otra localidad y así mismo afecta a la ciudad en general, para poder contribuir desde otro territorio al desarrollo global.

El trabajo continuará por unas semanas más en todas las localidades, no solo formando, sino sensibilizando a la ciudad, mostrando que las problemáticas son las mismas en cada barrio y que se pueden resolver entre todos.

Fuente: Santiago Santacoloma Salgado, IDPAC