Este lunes 8 de febrero, tres delegaciones extranjeras, la Alta Consejería para la Reconciliación (ACR), la Secretaría Distrital de Gobierno, y población desmovilizada, se reunirán para socializar experiencias en desmovilización, desarme y reintegración en Bogotá.


Las comisiones de Filipinas, Sri Lanka y Brasil, además de conocer el trabajo del Distrito en dicha reunión, recorrerán las diferentes localidades para observar de primera mano los procesos que allí se adelantan y las experiencias en temas de construcción de paz que han permitido la resocialización de las personas desmovilizadas y sus familias.

Atendiendo la solicitud e intereses de estas tres delegaciones y de los organizadores de la segunda gira de Cooperación Técnica, de conocer los procesos y actividades específicas sobre este tema, el Programa de Atención al Proceso de desmovilización y Reintegración de la Secretaría de Gobierno realiza esta jornada que permite enriquecer las teorías existentes en países que comparten con Colombia necesidades similares.

El Programa ha beneficiado a 3.775 personas brindándoles atención, acompañamiento en la generación de ingresos y demás iniciativas de productividad, formación artística para la construcción de paz, estas iniciativas se han realizado con desmovilizados, sus familias y la comunidad de acogida.

Algunas de las acciones que se han trabajado y que han presentado positivos resultados son: se mejoraron las relaciones interpersonales entre ex combatientes y vecinos de los 17 hogares de paz que en este momento funcionan en la ciudad; se fortalecieron los procesos comunitarios de inclusión y cultura de paz en las localidades de San Cristóbal, Usaquén, Bosa, Kennedy, Usme, Ciudad Bolívar, En­gativá, Santafé, Los Mártires, Candelaria, Rafael Uribe Uribe; se elevaron las capacidades de interven­ción en procesos de convivencia familiar y comunitaria de más de 2.500 niños, niñas y jóvenes a través de la formación en artes, cien­cia y comunicación; cerca de 200 desmovilizados mejoraron sus nociones sobre conviven­cia, democracia, participación, derechos humanos, y actuaron como multiplicadores en procesos ciudadanos de construcción de conviven­cia y paz.

Para la ejecución de estas iniciativas, durante el 2009 se invirtió 1.600 millones de pesos, principalmente para garantizar los derechos de los ex combatientes.