Inconformes e indignados aseguran sentirse los residentes del municipio debido al incremento de la tarifa para el transporte público interno de Soacha, alza aprobada por el ex alcalde Juan Carlos Nemocón a través del decreto 464, del 29 de diciembre. El incremento de $150 pesos en el servicio fue interpretado como un abuso y ahora algunos usuarios piden al actual mandatario y al concejo municipal derogar el decreto en pro de defender los intereses de la comunidad.


“Este decreto en principio parece un hecho absurdo, dado que en el municipio no tenemos un transporte organizado, no contamos con paraderos debidamente establecidos, y los que hay en centro de Soacha, los prestadores del servicio no los respetan. Tampoco contamos con rutas que cubran todos los puntos cardinales de Soacha, en las frecuencias de salida pueden llegar a tardar incluso media hora algunas rutas; también cabe resaltar el estado de muchos colectivos, que están para chatarrizar y no cumplen con las normas de seguridad requeridas”, expresó Pedro Guzmán, líder comunitario en la Comuna 6.

Precisamente uno de los factores que contribuyen a la inconformidad de los residentes del municipio es la prestación del servicio al interior, pues aseguran que habiendo la forma de proporcionar un mejor servicio, las empresas transportadoras siguen ofreciendo una atención deficiente a los usuarios, y así mismo la cobertura al en Soacha no cubre puntos que para algunas comunidades son importantes. Como causa los usuarios manifiestan que en ocasiones han tenido que usar dos veces el transporte público para llegar a un sitio en el mismo territorio.

“Prestan el servicio en condiciones indignas, y aun así buscan aumentar su valor en un 17.65% que nosotros no lo vemos con buenos ojos desde ningún punto de vista, teniendo en cuenta que en Soacha los tramos son muy cortos y hace falta un control y una veeduría más fuerte por parte de las dependencias responsables para garantizar que los transportadores efectúen su labor debidamente, respetando la integridad de los usuarios”, manifestó, Guzmán.

Cabe resaltar el contraste que tanto líderes como residentes del municipio hacen respecto al aumento del 17.65% en la tarifa de transporte público, pues aseguran que: en primer lugar, el aumento al auxilio de transporte fue de un 5% y así mismo, quienes deben desplazarse hacia Bogotá, manifiestan que sin los alimentadores el total que gastan en transportes diarios, supera los $6.000 pesos, teniendo en cuenta que el auxilio decretado por el gobierno no supera los $2.000 pesos.

Lillan Giraldo, residente del municipio, quien debe desplazarse hacia Bogotá a diario explicó:

“En mi caso todos los días debo tomar un bus que me acerque hasta San Mateo, el cual ahora me cobra $1.000 pesos por ese trayecto, posteriormente debo gastar $1.800 pesos en Transmilenio y de la misma forma debo hacer para regresar a mi hogar. En este sentido, estoy gastando $5.600 pesos, solo para asistir a mi trabajo, pero mi auxilio de transporte si a mucho cubre 1.700 pesos diarios. La situación sería totalmente diferente si contáramos con el servicio de alimentadores que ya es demasiado necesario en el municipio, sin embargo ahora nos cobran más por algo que debería garantizar la administración municipal”, detalló, Lillan.

Juan Pedraza, habitante de San Mateo, expresó:

«No me parece justa esta alza, en Unisur terminarán entregando parte de lo incrementado a los señores que avisan que llegaron los buses, quienes son los que terminan generando grandes trancones en el sector».

Margarita Rodríguez, residente de Hogares Soacha, manifestó:

«No estoy de acuerdo con el incremento, supera la inflación, el aumento de salario mínimo. Además el servicio no es muy bueno, algunos de los ayudantes de los conductores, con todo respeto, son muy ‘ñeros’ y hasta groseros con los usuarios».

Marlon Cipagauta, quien reside en el barrio El progreso, en comuna cuatro, indicó:

«Aquí vivimos con lo del día, reuniendo las moneditas que pagaremos de más en tres o cuatro transportes compramos algo para la casa, la cebolla, el pan. No me parece justo, para los que aumentaron el precio del bus, 150 pesos no son nada, pero para nosotros de poquito en poquito, terminamos gastando plata que utilizábamos en alimentación».

Para concluir, en vista del aumento que para la comunidad ha sido innecesariamente alto, los residentes y líderes del municipio se han manifestado en sus comunas y a través de redes sociales y han manifestado al alcalde Eleazar González y al Concejo Municipal que “eche para atrás” la decisión de Nemocón, pues argumentan que es su deber velar por sostener la justicia y el bienestar de las personas que habitan Soacha y para ello es necesario frenar el abuso en la tarifa del transporte interior.