Deudas, problemas, incertidumbre, improvisación y desconfianza entre la ciudadanía, son los resultados de las obras de saneamiento básico que desde hace casi dos años inició la Administración Municipal en la comuna tres y otros sectores del municipio, las cuales lejos de avanzar y cumplir el objetivo para el cual se contrataron, sólo han generado perjuicios para la comunidad e inconvenientes para la ciudad.


En la mente de los soachunos permanece el recuerdo de la imagen del saliente Alcalde Juan Carlos Nemocón el 5 de mayo de 2014, cuando con casco puesto y pica en mano, hizo la inauguración de las mencionadas obras de saneamiento básico, en el frente ubicado en el barrio León XIII 3 sector, esto como producto de la millonaria deuda que adquirió el municipio en el marco del famoso Plan Carrasquilla.

De acuerdo a lo anterior, vale la pena recordar que el Plan Carrasquilla es un crédito otorgado al municipio de Soacha y a otros entes territoriales por el Ministerio de Hacienda, cuando el titular de esta cartera era el exministro Alberto Carrasquilla. El objetivo de esos recursos fue la financiación de obras de saneamiento básico, que para el caso de Soacha se direccionaron a la comuna tres principalmente, un lugar que históricamente ha sufrido por la carencia de alcantarillados, generando con ello varios obstáculos que han impedido el desarrollo del sector.

Después de todas las trabas que en gobiernos anteriores existieron para poder ejecutar los recursos otorgados por el Ministerio de Hacienda, finalmente el gobierno del Alcalde Nemocón, por intermedio de la Secretaría de Infraestructura, Valorización y Servicios Públicos, suscribió el Contrato No 774 del 23 de diciembre de 2013, por un valor de $18.387.123.874, cuyo objeto es la ‘Construcción de redes de acueducto, alcantarillado sanitario y pluvial, y reparaciones de redes de alcantarillado sanitario y pluvial para diversos sectores del municipio de Soacha Cundinamarca’, el cual fue adjudicado al Consorcio Ediviales Soacha.

Por otra parte, la Alcaldía Municipal adjudicó también el Contrato No. 786 del 30 de diciembre de 2013 al Consorcio ICRAA, para realizar la Interventoría a esta obra, por un valor de $1.705.458.501 , lo que significa que la inversión total destinada por el municipio para realizar el saneamiento básico de los sectores mencionados, fue de $20.092.582.375.

En ese orden de ideas, previendo que las obras tendrían un óptimo desarrollo y que finalmente se cumpliría el objetivo de hacer el saneamiento básico en los sectores contemplados dentro del contrato, el 5 de febrero del año 2014 se dio inicio a la ejecución del Plan Carrasquilla, cuyas obras comenzaron oficialmente en terreno el 5 de mayo de mayo de 2014 y debieron haber terminado, según el plazo contractualmente establecido, el 4 de febrero de 2015.

Hoy las obras de saneamiento básico muestran un pírrico avance del 39.96% (según datos de la Secretaría de Infraestructura a 4 de noviembre de 2015), muy lejos de la proyección hecha por la Secretaria de Infraestructura, Dora Vera, que en septiembre de este año había dicho que a finales de 2015 la obra tendría un avance del 70%, para que en el 2016 finalmente se finalizara el accidentado y polémico Contrato No. 774 de 2013, algo que aún sigue siendo improbable.

Un contrato que empezó mal desde el principio:

Entre ires y venires, desde que comenzó la ejecución del Plan Carrasquilla se presentaron problemas derivados de los retrasos y la improvisación del Consorcio Ediviales. Muestra de ello fueron las constantes audiencias de imposición de multas, sanciones y declaratoria de incumplimiento que la Secretaría de Infraestructura realizó a lo largo del año 2014, en las cuales jamás hubo pronunciamiento alguno. Adicionalmente, las suspensiones y las prórrogas que se hicieron a la obra (las cuales se explican a continuación), también hicieron parte de los problemas de este contrato:

  • Suspensión 1: 24 de octubre de 2014, por un periodo de 45 días. La obra se reinició el 9 de diciembre de 2014.
  • Suspensión 2: 9 de diciembre de 2014, por un periodo de 9 días. La obra reinició el 18 de diciembre de 2014.
  • En ese momento de se estableció como nueva fecha de finalización el día 31 de marzo de 2015, pero dicho plazo se prorrogó nuevamente el 19 de marzo de 2015, por un periodo de 2 meses hasta el 31 de mayo de 2015.
  • El 28 de mayo de 2015 se estableció una nueva fecha de finalización, que esta vez fue el día 22 de junio de 2015, es decir, una prórroga de 22 días. No obstante, el 19 de junio se estableció una nueva prórroga por 43 días, siendo el 4 de agosto de 2015 la nueva fecha de finalización, que como se ve y lo manifiesta la comunidad, tampoco se cumplió.

Respecto a lo anterior, el Concejal Wilson Rodríguez, líder y residente de la comuna tres, quien en su ejercicio de control político ha seguido de cerca el desarrollo de las obras de saneamiento básico en este sector, aseguró sentirse preocupado porque este fue uno de los grandes proyectos de la Administración del Alcalde Juan Carlos Nemocón, el cual se presentó con bombos y platillos en la comuna tres y en sectores como La Florida y Ciudadela Sucre, mostrándolo como la ‘gran solución’ para el saneamiento básico de esas zonas:

“Nos aseguraron que el contratista era lo mejor de lo mejor, teniendo en cuenta el proceso de contratación que hizo la Alcaldía Municipal, pero hoy el balance es la desidia total, en un contrato que ha tenido muchos problemas y que ha evidenciado los errores por parte de la Administración Municipal, al permitirle al contratista que subcontratara, siendo este un tema complicado porque se subcontrataron algunos frentes de obra, haciendo que quien sufriera el retraso, los problemas entre el subcontratista, el contratista y el interventor, y la falta de comunicación con la Alcaldía Municipal, fuera la comunidad”, destacó el Concejal Rodríguez.

“Estoy muy preocupado porque el Contrato No.774 se hizo a un año, pero hoy la obra está retrasada en más de un 40%. Ya finalizó el 2015, y como hemos visto, la ejecución es mínima. La problemática ha sido bastante grande y ha generado incomodidad entre los habitantes, no es que tengamos algo en contra de las obras, pero consideramos que para estos casos se debió haber diseñado un plan de contingencia. Desde septiembre de 2015 he radicado varios derechos de petición pidiéndole al señor Alcalde respuestas a la problemática de las obras, pero las respuestas no han tenido ningún fundamento y se han dado con evasivas, que realmente lo ponen a uno a pensar si en verdad con la llegada del nuevo gobierno esto se va a tomar con seriedad para culminar los trabajos”, expresó Libardo Roa, habitante y vicepresidente de la JAC de León XIII 3 sector.

Y es que a propósito de la preocupación manifestada tanto por el Concejal Rodríguez como por el señor Roa, es importante detallar la ejecución que ha tenido el Plan Carrasquilla, según los frentes establecidos para el desarrollo de las obras, en los cuales se evidencia un desalentador contraste del avance alcanzado en los trabajos luego de los nuevos plazos y las prórrogas hechas por la Secretaría de Infraestructura.

En dos informes realizados por la Secretaría de Infraestructura, uno en julio y otro en noviembre, se describe en detalle, frente por frente, el irrisorio avance de las obras correspondientes al Contrato No. 774 de 2013. Según la información del mes de julio, la obra presentaba la siguiente ejecución:

  • Frente León XIII 3 sector: 20.47%
  • Frente Pablo VI, Ocales y Olivares: 4.78%*
  • Frente Ciudadela Sucre: 6.08%*

*En el informe realizado en julio de 2015, la Secretaría de Infraestructura manifestó que estos frentes estaban suspendidos, debido a que se estableció (mucho tiempo después de haber iniciado la ejecución de las obras) que era necesario hacer el rediseño de los mismos, y que por lo tanto hasta no tener certeza del resultado de ese rediseño, no era posible avanzar con las obras.

  • Frente Reparaciones: 38.77%
  • Frente Florida: 47.26%
  • Frente Santa Ana: 0.00%*

*La Secretaría de Infraestructura señaló que este frente no se ejecutará debido a que se encuentra por debajo de la cota de inundación del Humedal Tierra Blanca (algo que se descubrió igualmente mucho tiempo después de que comenzaron las obras). En este punto, la Secretaría indicó que al no ejecutarse este frente, los recursos que se habían destinado se reasignaron para el rediseño de los frentes que así lo requirieron.

  • Avance total: 37.13%

Ahora bien, al confrontar los datos del informe realizado en el mes de noviembre, la Secretaría de Infraestructura evidenció el siguiente avance en las obras:

  • Frente León XIII 3 sector: 21.95%
  • Frente Pablo VI, Ocales y Olivares: 4.20%*
  • Frente Ciudadela Sucre. 5.07%*
  • Frente Reparaciones: 39.75%
  • Frente Florida: 39.33%*
  • Frente Santa Ana: 0.00%

*Como se muestra en los datos, no sólo los frentes en los que se determinó la necesidad de hacer rediseño bajaron sustancialmente su ejecución, sino que otros, como fue el caso de Florida, también disminuyeron bastante el porcentaje de avance.

  • Avance total: 39.96%*

*De julio a noviembre, la ejecución del Plan Carrasquilla tan sólo aumentó un 2.83%.

En ese mismo informe del mes de noviembre, la Secretaria de Infraestructura, Dora Vera, precisó con respecto al frente de Santa Ana, que su ejecución no era posible porque la cota de inundación del Humedal Tierra Blanca está por encima de la entrega del sistema de alcantarillado a construir, lo que implicaría realizar un dragado del mismo por parte de la autoridad ambiental encargada del manejo de los cuerpos de agua.

En ese orden de ideas, el único avance importante que se logró entre julio y noviembre del año 2015, fue la definición de los rediseños para los frentes de Pablo VI, Ocales y Olivares y Ciudadela Sucre, los cuales fueron realizados por parte de la firma contratista, es decir, el Consorcio Ediviales Soacha. Vale la pena decir que los demás frentes no presentan ningún inconveniente, a pesar del mínimo avance logrado en cada uno y en la obra en general.

“Este fue uno de los proyectos que le quedó grande a la Administración Municipal saliente, porque no hubo una comunicación efectiva entre la comunidad y la Alcaldía. Esperamos que el nuevo Alcalde, el profesor Eleázar González, tome cartas en este asunto para poder salir del atraso que hoy tiene la comuna tres con respecto al Plan Carrasquilla. En mi rol de Concejal de Soacha, habitante y líder de la comuna tres, he ejercido el control político correspondiente, evidenciando que hay frentes de obra que en lugar de aumentar su porcentaje, han disminuido, tal como hemos visto en los frentes de Pablo VI, Ocales y Olivares, Ciudadela Sucre y Florida. Queda uno preocupado porque aunque se ha invertido más presupuesto, las obras no avanzan”, concluyó el Concejal Wilson Rodríguez

*Espere una segunda entrega de este informe especial sobre el Plan Carrasquilla.