Antes de su viaje a África, Quasar, compañía de danzas de Brasil, estará en exclusiva en Bogotá con tres funciones únicas en el Teatro Municipal Jorge Eliécer Gaitán.


La Compañía de Danza Quasar de Brasil hace parte de la lista de invitados especiales para el evento de clausura del Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010, pero antes de su viaje al continente africano, estará en exclusiva en Bogotá con tres funciones únicas en el Teatro Municipal Jorge Eliécer Gaitán.

“Só tinha de ser com você” (Sólo podría ser contigo), la obra que se presentará, es un homenaje a la música brasileña. La banda sonora es de Elis Regina, la leyenda de las cantantes brasileñas y Tom Jobim, el pionero de la bossa-nova. Las funciones se realizarán los días viernes 25 y sábado 26 de junio a las 8 de la noche y el domingo 27 a las 6 de la tarde.

De esta manera, el Teatro Jorge Eliécer Gaitán continúa con su Temporada Mestizajes-Bicentenario que se inició el pasado 14 de mayo con la presentación en vivo de Mestizajes, montaje de la Orquesta Filarmónica de Bogotá junto a reconocidos artistas de la escena del rock y del folklor de nuestro país y se extenderá hasta el mes de julio con la presentación de El Bolívar de Omar Porras, obra para conmemorar el Bicentenario de Independencia, que el dramaturgo Omar Porras escribió junto al ensayista y escritor William Ospina.
La obra Só tinha de ser com você (Sólo podría ser contigo)
El encuentro entre el pionero de la bossa-nova Tom Jobim y la leyenda de las cantantes brasileñas, Elis Regina, que grabaron ‘Elis & Tom’, un disco que se ha convertido en culto y que sirve de banda sonora de esta coreografía, sirvió de inspiración a la Compañía Quásar para realizar el montaje de “Só tinha de ser com você”.

Esta obra, creada en el año 2005, es el homenaje de Henrique Rodovalho, director y fundador de Quasar, a uno de los momentos estelares de la música brasilera: el encuentro entre Tom Jobim y Elis Regina. La obra ofrece un baile nítido, fluido y sofisticado con la dosis justa de sensualidad.

Temas clásicos de la bossa-nova de la talla de “Aguas de marzo” o el propio ‘Só tinha de ser com você’ sirven de marco sonoro a las peculiares coreografías de Rodovalho que interpreta a su manera sones que ya forman parte de la historia de la música mundial.