Desde hace varias semanas los habitantes de este sector de la comuna cinco se han visto afectados con el robo de tapas de alcantarillas, el cual es propiciado por desconocidos, en la mayoría de casos carreteros y recicladores, que al parecer hurtan estos elementos para venderlos como chatarra en el mercado negro, a fin de lucrarse a través de esta actividad ilegal.


glorieta-Girardot

glorieta-Girardot

No sólo es el problema de inseguridad, también el riesgo que trae para los vecinos el robo de tapas, rejillas e incluso medidores de agua y gas, en la medida del enorme peligro de accidentes que se genera con la falta de dichos materiales, pues en la mayoría de casos los hurtos se cometen en cercanía de los conjuntos residenciales de la zona, a altas horas de la noche y la madrugada.

“Hace como un mes o mes y medio se robaron cerca de 10 tapas de alcantarilla, y el domingo pasado nuevamente se presentó el mismo problema. Este es un verdadero dolor de cabeza para la comunidad, pues los robos vienen desde hace mucho tiempo atrás, sin embargo no sé por qué se las robarán o qué tendrán esas tapas para que se las lleven, el caso es que perjudican a todo el mundo, pues quienes hacen eso no saben el daño que causan a las personas, dejando los huecos al frente de los conjuntos, alguien que salga con un poco de afán puede caerse y lastimarse gravemente”, explicó Alieth Sánchez, habitante de San Mateo.

Algunos vecinos coincidieron en afirmar que el robo de las tapas constituye un ‘negocio’ que ha sido montado por los carreteros y los recicladores que hacen presencia en el sector. Lo raro, según manifiestan, es que a pesar de que ya lleva mucho tiempo, la Policía y otras autoridades no se han percatado de la situación, teniendo en cuenta que los hurtos no sólo se cometen en la noche:

“Hay que hacerle un estricto control a esa problemática, los robos son continuos y se hacen a cualquier hora del día, el último hurto que conocimos sucedió el pasado viernes hacia las 3:30pm. Lo único que se logra con esto es causar un gran perjuicio a la comunidad, y la verdad es que esto representa un serio peligro, porque puedo ser yo, puede ser mi señora, mis hijos o cualquier otra persona la que se vea afectada con esto, alguien se puede partir una pierna y hasta matarse con esas trampas”, expresó Henry Gómez, residente de San Mateo.

Aunque en varias ocasiones se ha dado aviso a la EAAB y a otras empresas de servicios públicos sobre lo que sucede en San Mateo, hasta el momento no se ha implementado un plan de choque para mitigar esta situación que vaya más allá de reinstalar una y otra vez los elementos robados. De ahí que las hipótesis de los vecinos apunten a dos cosas: uno, haya omisión de las autoridades; o dos, complicidad de las empresas de servicios públicos:

“Cada día es más alarmante ver cómo se roban las tapas de las alcantarillas, las rejillas y los medidores del agua, no sé qué estarán haciendo las autoridades, pero a mí sí se me hace muy raro que en el día y en la noche la Policía no se dé cuenta de estos robos. La situación es permanente, incluso en una misma noche se han robado hasta 10 tapas en el sector, yo mismo he denunciado esto y he pasado la queja a la EAAB, pero hasta el momento poco se ha hecho al respecto. Tenemos un problema similar en el límite entre Ricaurte y San Mateo, el robo ya lleva más de un año pero nadie ha hecho el deber de ver cómo se colocan esas tapas. Yo quiero hacer un llamado para que se averigüe qué está pasando con estas situaciones, porque aunque ha habido respuesta y se han colocado las rejillas, las cosas no han mejorado en nada”, concluyó Marlon Castilla, vecino de la comuna cinco.

Lo cierto es que por ahora los habitantes de san Mateo seguirán expectantes de encontrar la forma en la que puedan evitar el robo de las tapas de las alcantarillas y a la espera de que las autoridades tomen medidas para frenar este negocio que han montado los ‘amigos de lo ajeno’.