Luego de confirmarse la llegada de Transmilenio al municipio de Soacha por parte del gerente de la empresa Fernando San Clemente y del secretario de movilidad de Cundinamarca, Andrés Díaz, se supo que el sistema comenzará operaciones el próximo sábado 28 de diciembre con 18 buses articulados, otros 13 llegarán días después.


Más de diez años de espera y 24 mil millones de pesos de sobrecosto fueron necesarios para que la primera fase del tan esperado Transmilenio entre en operación en el municipio de Soacha. Se requirieron 119 mil millones de pesos para hacer una troncal de 3.6 kilómetros y cuatro estaciones: La Despensa, León XIII, Terreros y San Mateo.

Sin embargo, el sistema entra en operación sin las rutas alimentadoras. En principio se dice que sólo hasta el primer semestre del año 2015 se implementaría la alimentación, situación que tiene inquieta a buena parte de los habitantes del municipio.

“Más de diez años de espera para que tengamos que pagar doble pasaje es injusto. No entiendo por qué en Bogotá tan pronto se inaugura una troncal entran los alimentadores y aquí en Soacha no. Como siempre, tenemos tratamiento de tercera”, argumentó Idalí Camacho habitante de la comuna seis.

“El alcalde ha dicho que nos va tocar pagar 500 pesos para que los colectivos nos lleven hasta San Mateo. Para mí es injusto que eso pase porque son mil de ida y vuelta, platica que nos sirve para una bolsa de leche diaria”, sostuvo Camilo Castro, residente en el sector de San Mateo.

Lo cierto es que la entrada en operación del sistema sin el servicio de alimentación ya no tiene reversa. El mismo gerente de Transmilenio confirmó que el primer día llegarán 18 buses y posteriormente 13 más, los cuales transportarán alrededor de 60 mil pasajeros día, una cifra demasiada baja debido a la demanda del municipio, la cual se aproxima a los 250 mil pasajeros.

Hay que tener en cuenta que las pruebas de operación en las estaciones aún no han sido realizadas, y el gerente del sistema aseguró que los buses sólo se pondrán en marcha cuando la obra sea avalada por la Agencia Nacional de Infraestructura – ANI.
La operación de los buses rojos de Transmilenio correrá por cuenta de las empresas Conexión Móvil, Transmasivo y Somos K S. A.

Ahora el reto es implementar las fases dos y tres para extender el sistema hasta el sector del Vínculo. Según el secretario de movilidad del departamento, la segunda fase fue diseñada en el 2004 por el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), pero ahora requiere una actualización por el incremento en la demanda. En lo que compete a la tercera fase, ni siquiera existen los diseños preliminares, pero Díaz aseguró que los trazados completos de las dos fases restantes se tendrán en el primer semestre de 2014.