Mediante un encuentro realizado y dirigido a presidentes de juntas de acción comunal y adultos mayores, la fundación Tejiendo Hilos de Agua y Tierra (TEHATI) llevó a cabo su última jornada de educación ambiental del año, al tiempo que, con mesas de trabajo, estableció el plan para la recuperación del río Soacha durante 2016.


En principio, los asistentes al foro convocado por las representantes de TEHATI, tuvieron un espacio de conocimiento y apropiación referente al río. Observaron mediante una galería fotográfica y una muestra artística el estado del afluente desde su nacimiento hasta su desembocadura en el río Bogotá.

“Esta galería muestra precisamente cómo es que el río a medida que recorre el municipio tiene diferentes significados para las personas que lo rodean. En su nacimiento y en gran parte de la zona rural alta, es una fuente de vida, ahí los campesinos y agricultores lo usan para sus quehaceres fundamentales. Siguiendo su ronda y a medida que se acerca a la ciudad, toma el aspecto de caño y que muchos desconocen como el cuerpo de agua más importante del municipio”, resaltó Diana Cruz Mican, directora de TEHATI.

La muestra de arte se realizó con platos de arcilla, algunos rotos, otros reparados y los últimos en perfecto estado, que fueron pensados como un acercamiento simbólico al trabajo que aún se puede hacer por recuperar el río y su importancia; además se contó con el trabajo y colaboración de entes específicos y la fundamental intervención de la comunidad.

Posteriormente la comunidad asistente, como protagonista en la recuperación del río, fue partícipe de un recorrido histórico en el cual conmemoraron las diferentes percepciones que se han tenido del río con el paso de los años. Así mismo, al recordar el estado del mismo en las diferentes épocas de Soacha, también hicieron un análisis de su condición actual y manifestaron a quiénes pertenece la responsabilidad de salvaguardarlo.

“Iniciando los ocho meses que hemos tenido de trabajo, al consultar con la comunidad sobre el cuidado del réo, atribuían dicha labor a las entidades privadas, municipales y del Estado, desentendiéndose completamente de la responsabilidad. Ahora podemos lograr una vinculación satisfactoria de los actores que están comprometidos con la recuperación del afluente y que conjuntamente están vinculando a comunidades enteras, entre ellas estudiantes y juntas de acción comunal, entre otros”, puntualizó Mican.

Justamente estas estrategias también priorizan la vinculación de los jóvenes desde el colegio. Usando esa perspectiva, están tratando de llegar a las instituciones a través de los hijos de los padres que hacen parte del proyecto. “Mediante este ejercicio logramos hacer la recuperación de varios espacios vecinos a las rondas de nuestras fuentes hídricas. El trabajo quedó plasmado en un mural que vinculó la participación de niños, jóvenes y adultos mayores”, explicó la directora.

Para concluir la jornada, las organizadoras formaron tres mesas de trabajo, cada una con las instrucciones para crear un plan a seguir, con el objetivo de lograr un compromiso constante por el cuidado del río durante 2016. Cabe resaltar que algunos de los colaboradores en las mesas de trabajo son ingenieros ambientales y representantes de diferentes entidades como Compensar, que juega un papel fundamental en el apoyo de la recuperación del afluente.

“Todos los aportes para el plan de trabajo fueron muy valiosos y serán organizados para ser radicados ante la siguiente administración municipal, de tal forma que encontremos la forma de que sea incluido en el próximo plan de gobierno. Algunas de las propuestas que más sobresalieron tratan sobre la creación de comités ambientales a lo largo de la ronda del río por sectores, la instalación de una planta de tratamiento y la vinculación de grupos culturales para que lleven el mensaje a más personas, garantizando la devolución de lo que alguna vez fue el Río Soacha”, concluyó una de las participantes del foro y miembro de la agrupación de adultos mayores “Años maravillosos”.