Tras una inversión de 2.400 millones de pesos, por parte del Fondo de Vigilancia y Seguridad de Bogotá, la Policía Metropolitana puso en operación un escuadrón motorizado que reforzará las acciones contra la delincuencia que se desarrollan en la ciudad.


En total lo componen 240 miembros de la Institución, 120 uniformados por turno.

Tiene 120 motocicletas livianas de alto cilindraje y cascos inteligentes que permiten comunicación a través de manos libres entre patrullas y con el Centro Automático de Despacho.

Se trata de un cuerpo élite urbano que fue entrenado especialmente para reaccionar de manera más oportuna frente a delitos financieros y robos a residencias y al sector comercial.

Hoy, no es raro que algunos ciudadanos que requieren a la Policía se quejen de que llega tarde cuando se le llama, aunque la institución dice que el tiempo promedio de reacción está actualmente en cinco minutos.

Con el nuevo escuadrón se espera bajar el tiempo a la mitad debido a la capacidad de movilización rápida que brindan las nuevas motocicletas y a la tecnología de los cascos que las acompañan.

Están equipados con dispositivos Bluetooth, que les permitirán a los agentes hablar y recibir información sin ocupar las manos con los radios de comunicación tradicionales.

El nuevo equipo élite estará disponible para todas las localidades de Bogotá.