Residentes de estos dos barrios de la comuna cuatro de Soacha protestan desde la tarde de ayer a través de un cacerolazo.

Consideran que la distribución de ayudas gubernamentales no ha llegado eficazmente hasta su barrio, pues cientos de familias aún no reciben nada y sus necesidades son apremiantes, muchos de ellos tienen varios hijos por quienes responder y debido al aislamiento preventivo no han recibido ningún tipo de ingreso. Varias de las familias no hacen parte de programas gubernamentales que cobijen con subsidios, de ahí su requerimiento.

Además, denuncian agresiones por parte de la fuerza pública hacia sus residentes, pues han sido maltratados varios ciudadanos que requerían salir a sus trabajos.

«Ayer la policía le pegó a un vecino que iba a trabajar, le dijo que respetara el toque de queda, aunque el señor tenía su carné e iba uniformado, fue agredido por la fuerza pública» , manifestó uno de los residentes del barrio.

Los habitantes de estos barrios de comuna cuatro exigen la presencia de la administración municipal, la han requerido a través de llamados pacíficos, sin embargo, la paciencia se agota y las necesidades aumentan, por esa razón decidieron hacer un cacerolazo hasta altas horas de la noche del 2 de mayo. Sólo recibieron respuesta de un mayor de la policía quien les indicó que trataría de comunicarse con autoridades municipales para que atendieran sus requerimientos.

La comunidad también manifestó su inconformidad porque las rutas de los buses se han modificado con un horario de 4 a.m. a 9 a.m. y 4 p.m. a 9.pm. Y esto hace que las personas tengan que pagar en su mayoría dos pasajes. También se indica que la inseguridad se ha aumentado debido a que ha disminuido la presencia de la fuerza pública que tenían a lo largo de la vía y por esto se han incrementado los atracos.

Por esto, en forma de protesta, las personas se tomaron un bus de la empresa Coopcasur para que la alcaldía haga presencia y sus peticiones sean escuchadas. Ómar Alarcón, gerente de la empresa Coopcasur, comentó: “Nosotros tenemos una ruta de Santo Domingo hasta Terreros y hoy prestando este servicio alrededor de las 6:30 a.m. unas personas del barrio Minuto de Dios entre otros, lo detuvieron y lo desviaron, en estos momentos lo tienen retenido (11:00 a.m.) y nos dicen que lo tendrán hasta que la alcaldía haga presencia y les solucione sus diferentes problemas”.

Finalmente, las personas esperan que la alcaldía haga presencia y que sus solicitudes sean atendidas y no sean dadas a la ligera, pues realmente se están viendo afectados. Del mismo modo las empresas de transporte sienten preocupación porque sus vehículos también salen afectados ante esta situación, ya que según añade Omar Alarcón, el día de ayer algo similar ya había ocurrido con otro de sus autos.

Por Natalia Soto Parra.