Un grupo de habitantes inquietos por las circunstancias que enfrenta Soacha en aspectos de tipo ambiental, administrativo y en si todo lo que afecte al municipio, inició ayer un trabajo organizado alrededor de una Corporación que se dedicará a defender el territorio municipal.


jarillon-1.jpg

Carlos Rozo es uno de los promotores de la iniciativa y explicó que la actividad en el Neuta fue el punto de partida de la organización, aunque reconoció que como grupo se ha venido trabajando desde hace más de un año.

“La actividad de aseo para el humedal es más una convocatoria para la organización de una Corporación que se dedicará a la defensa del territorio, del ambiente y de los habitantes del municipio. En la iniciativa participan abogados, administradores, comerciantes, ingenieros ambientales y personas del común que queremos trabajar por nuestro municipio y que esta ciudad tenga un doliente para defenderla ante las instancias municipales, departamentales, nacionales y ante el mismo Distrito Capital”, explicó Rozo.

El líder argumentó que ahora la idea es ampliar el radio de acción a otras áreas; “no solo haremos intervenciones ambientales sino por ejemplo y aprovechando los abogados que se unieron a esta iniciativa, iniciar acciones de grupo y acciones populares en defensa de los derechos de la comunidad”.

Las personas que deseen vincularse a esta iniciativa por la defensa de Soacha podrán contactarse al teléfono 317 858 71 31 o escribir al mail: [email protected]

jarillon-2.jpg A cuidar el humedal

En la jornada de ayer participaron 25 personas quienes encontraron elementos como tejas, puertas, sillas, escombros, basura y vasos, entre otros. Este tipo de actividades se complementará con charlas de concientización a los habitantes que viven alrededor “para que entiendan que el humedal estaba primero y que deben aprender a convivir con él”.

El Humedal del Neuta tiene una extensión de 30 hectáreas con su zona de ronda y es uno de los más conservados de toda la Sabana de Bogotá a pesar de haber sido sometido a rellenos ilegales, invasión de ronda, vertimientos de aguas residuales a través de un brazo del Río Soacha que lo abastece y actividades agropecuarias que generan contaminación al ecosistema.

Los diferentes tipos de hábitat que presenta el humedal, espejos de agua, zona de juncos, plantas acuáticas, zona de ronda, playas y zonas de transición húmedo-seco, son propicios para que habite en él una gran variedad de fauna, como aves, mamíferos, anfibios, insectos y se puede decir que este pequeño ecosistema alberga toda la cadena alimenticia necesaria para su sostenimiento.