Luego de los señalamientos hechos por el presidente del concejo Giovanni Ramírez y miembros de la veeduría de la comuna seis sobre irregularidades en el funcionamiento de la IE Las Villas sede la Fábrica, el secretario de educación Juan Miguel Méndez citó a una reunión para escuchar las inquietudes y buscar solución a las incomodidades que enfrentan alumnos y docentes en la nueva edificación.


Los cuestionamientos partieron luego del accidente que se registró el pasado viernes 15 de febrero, cuando una repisa hirió a una estudiante, sumado al número insuficiente de baños, la baja altura de las barandas y el polvo que se levanta por la falta de pisos en los diferentes salones.

Ante los señalamientos, el secretario se reunió ayer con miembros de la veeduría, docentes, la asociación de padres, contratistas y concejales, incluyendo al presidente del cabildo, para escucharlos y tomar decisiones.

“La incomodidad se presenta porque estamos terminando la obra, pero así mismo he recordado que tenían un colegio de hace 30 años que se estaba cayendo, en unas condiciones deplorables, yo apenas llevo un año y un mes construyendo tremenda ciudadela educativa en Las Villas, dividida en dos sedes, entonces les pido consideración y que me dejen un tiempo prudente para terminar la obra como esta comunidad se lo merece. Mi compromiso es que esta obra dure por lo menos 50 años, muy diferente a lo que me entregaron cuando llegué a la Secretaría, que fue unos colegios desastrosos”, explicó el secretario.

El funcionario dijo que el problema de baños se resume en que hay una batería sanitaria por cada 100 estudiantes y que al salir masivamente a la hora del recreo, tienen que hacer largas filas para poder ingresar. Sin embargo se le solicitó al contratista instalar más sanitarios para evitar congestión en el descanso.

Pero el aspecto que más se cuestiona en Las Villas es el incumplimiento en las fechas de entrega por parte del contratista. “Es que ya llevamos mucho en esta obra, son cuatro prórrogas cuando en el objeto del contrato hay un plazo definido, tanta demora nos tiene preocupados porque el sábado estuvimos visitando la sede principal y el avance va muy lento, es muy posible, por eso lo advertí hoy, que el 15 de abril nuevamente nos incumplan como ha pasado hasta ahora”, explicó Pedro Guzmán, integrante de la veeduría de la comuna seis.

Al respecto, Méndez Molano dijo que en repetidas ocasiones ha sancionado al contratista, pero que finalmente es mejor seguir ‘respirándole en la nuca’ que declarar el incumplimiento del contrato y parar la obra.

“Los contratistas alegan una cantidad de circunstancias que son entendibles, por ejemplo en los diseños no se tuvo en cuenta unas bases más sólidas que había que colocar, en eso se gastaron más o menos tres o cuatro meses; la misma demolición tuvo sus demoras por la forma como fue construido el colegio, sin embargo yo les he pedido que cuando me soliciten una prórroga es para que la cumplan, a pesar de que le salga novedades en el camino, como la que argumentan ahora que la norma en cuanto a las conexiones eléctricas, cambió. No obstante hemos avanzado en un 90% en la construcción y estamos seguros de que este año vamos a cumplir, solo pido un poquito de paciencia porque cada obra que hemos entregado en Soacha, es para toda la vida”, argumentó.

Pero a pesar de los compromisos y aclaraciones, no hay un convencimiento total de que la obra se entregue el 15 de abril próximo, y de lograr la solución a las incomodidades que enfrentan los estudiantes.

“No quedo satisfecho al 100% pero es el primer paso que se da, esperamos estar muy pendientes en poder hacer unas visitas periódicas, estar muy en contacto con la veeduría de la comuna seis y con el consejo de padres para hacer un control político muy responsable y serio desde el concejo sobre esa problemática que se presenta en las Villas”, sostuvo el presidente del cabildo.

“Hay sabores agridulces porque se toman determinaciones, pero no ve uno que haya como la voluntad de tomar decisiones a fondo, respetamos la reserva que tiene el secretario de educación, él nos expresó que internamente va a hacer reuniones para tomar decisiones, ojalá sea lo más pronto posible y no que esas decisiones estén saliendo a flote el 15 de abril, que es cuando vence esta cuarta prórroga”, agregó don Pedro Guzmán.

Uno de los aspectos en los que insistió el presidente del concejo fue en la seguridad para los estudiantes, por eso hizo un llamado de atención al contratista, a la interventoría y a la supervisión que ejerce la secretaría de educación en la ejecución del contrato. “Fui muy puntual en hacer un llamado de atención a los contratistas respecto a las medidas de seguridad que se están implementando en el colegio, en aquellas partes donde las obras no están culminadas y no tienen medidas de protección para que se asuman de manera inmediata y los estudiantes no se vean inmersos en posibles accidentes”, puntualizó Ramírez.

Adicionalmente se habló de la parte del colegio que está abandonada debido al incumplimiento del contratista y que fue necesaria la intervención del Ministerio para que en conjunto con el municipio se gestionara el pago de la póliza. Según el secretario Méndez Molano, en una reunión realizada a finales de enero, el Ministerio de Educación se comprometió a girar alrededor de $1.500 millones para culminar las dos etapas, sin embargo dijo que producto de la gestión esa suma aumentó a dos mil millones, lo que significa que los recursos para terminar la obra están prácticamente garantizados.

“Por eso este año vamos a licitar para que se continué la obra abandonada y se siga con este proyecto de más de 10 mil metros cuadrados construidos, es el colegio más grande en construcción que va a tener Soacha, por eso les pido el favor a los concejales, que hoy se comprometieron, para que en las sesiones ordinarias del mes de marzo incorporen esos 2 mil millones y así podamos realizar la licitación en no más del primer semestre de este año y poder iniciar obras para terminar y concluir totalmente este colegio”, finalizó.