Los trabajos de construcción de la doble calzada Bogotá Girardot han despertado el malestar de los habitantes de esta zona del corregimiento dos de Soacha, debido a las afectaciones que están sufriendo las viviendas cercanas a las obras, muchas de las cuales están deterioradas y al borde del colapso.


Aunque no es la primera vez que la comunidad denuncia esta situación, lo que motivó este nuevo reclamo de los habitantes fue la omisión de responsabilidades por parte de la Concesión, pues según aseguraron los mismos habitantes, a pesar de que los daños en las viviendas son evidentes, los responsables de la obra no están respondiendo por los perjuicios causados a esta población.

“Como es sabido por la comunidad, la Concesión Autopista Bogotá Girardot está realizando actualmente la ampliación de la vía, obra en cuyo desarrollo debe intervenir muchos predios y realizar acciones que en varias ocasiones terminan vulnerando a la comunidad. Ellos dicen que lo que les interesa es hacer la carretera, manifestando que primero van a terminar de construir y que posteriormente sí nos presten atención a nosotros. Lo grave es que ellos se niegan a firmar un acta de compromiso en la que nos aseguren que van a resarcir los daños que nos han ocasionado”, explicó Licerio Quiroga, habitante y líder comunal de la vereda Alto de la Cruz.

Con respecto a lo anterior, Quiroga manifestó que a muchos de los propietarios no les han pagado por sus predios, mientras que a otros cuyas casas también han sufrido daños, la mencionada empresa no ha tomado los debidos correctivos. Adicionalmente, el líder comunal aseguró que en otros casos tampoco se ha pagado por las casas, lo que se acordó con la comunidad.

A propósito de lo anterior, producto del inconformismo causado por los daños en sus viviendas, un grupo de habitantes de la vereda realizó el pasado miércoles una manifestación en la que paró un frente de la obra que construye la Concesión Autopista Bogotá Girardot en su sector, con el fin de exigir soluciones a las denuncias que vienen realizando desde hace ya varios meses. No obstante, poco después de la parálisis, tras sostener un diálogo con los representantes de la Concesión, la comunidad levantó el bloqueo.

Pero aunque las partes llegaron a acuerdos para permitir la disolución de la manifestación, los habitantes de Alto de la Cruz continúan a la expectativa de que esta vez la Concesión Autopista Bogotá Girardot cumpla los compromisos asumidos, teniendo en cuenta que la situación que viven varios de los residentes del lugar es crítica, dado el riesgo que existe sobre sus casas.

“La Concesión se limita a decirnos que estemos tranquilos porque no nos van a dejar abandonados, nos pidió que dejáramos libre la vía y nos manifestó que con seguridad se ocuparían luego de las obras menores, entre lo que se incluye la reparación de nuestras viviendas. En el diálogo que tuvimos ellos efectuaron un pago y se comprometieron con otros más, sin embargo lo que me preocupa es que no hay nada por escrito, bien sea un acta firmada o algo parecido”, concluyó Quiroga.