Obedeciendo a los compromisos para la entrada en operación del sistema Transmilenio, el gobernador de Cundinamarca Álvaro Cruz y el alcalde de Soacha Juan Carlos Nemocón, recorrerán la próxima semana parte de las obras para verificar la terminación de los trabajos y dar el visto bueno para que los colectores e interceptores entren en funcionamiento.


Según el alcalde de Soacha, Juan Carlos Nemocón, las obras subterráneas ya concluyeron, sólo falta ultimar detalles de la superficie y tapar el vallado ubicado entre el comando de policía y la estación de servicio de Quintanares.

Terminados los colectores e interceptores, faltaría construir la estación de integración de San Mateo, adecuar los espacios públicos del costado sur de la autopista y hacer el traslado de algunas redes menores, antes de que el sistema entre a funcionar.

“La construcción de la estación se adjudica el día 22 de febrero y el del espacio público el 4 de marzo. El inicio de obras está previsto para mediados de marzo y el plazo de entrega es de 8 meses; pero al mismo tiempo vamos a ir realizando otra cantidad de trámites para que la operación sea efectiva a fin de año. Por ejemplo la licitación para la adjudicación de las rutas alimentadoras, porque no podría entrar el sistema sin garantizar la operación de alimentadores, y segundo, la terminación de los puentes vehiculares que hoy se están construyendo”, explicó el mandatario.

En cuanto al puente peatonal de San Mateo, Nemocón dijo que la ANI (Agencia Nacional de Infraestructura) ya le solicitó a Codensa el traslado de las redes para poder comenzar la construcción.

“El de San Mateo sólo falta ultimar detalles para el traslado de las redes de energía, pero recordemos que son seis puentes por la nación y siete por la concesión, los cuales deben ser construidos dependiendo de las fases, porque muchos quedan después de la calle 22, es decir pertenecen a las fases dos y tres, aunque de ser necesario nosotros asumiremos el liderazgo de esa construcción y que el Ministerio de transporte nos dé los recursos para lograr que estos puentes sean una realidad”, agregó el alcalde.

Aunque se había dicho que para la entrada de Transmilenio sólo faltaba la construcción de los colectores e interceptores para evitar inundaciones en la troncal, el alcalde reiteró que las obras que aún faltan son prerrequisito para que el sistema comience a operar, pero recordó que se está cumpliendo con los cronogramas tal y como se planeó desde que inició su mandato y reconoció que la gobernación ha sido eficiente en la gestión de los recursos por regalías.

Si en adelante el cronograma se cumple con la construcción de la estación de San Mateo, la adecuación del espacio público del costado sur de la autopista y el traslado de las redes menores, Transmilenio entraría a operar en noviembre próximo.