El anticonceptivo masculino promete ser toda una revolución, ya que permitirá al hombre participar más en la planificación familiar.


Se espera que el primer producto de este tipo en salir al mercado sea Vasalgel, y que lo haga para 2018.

1. ¿Qué es?

Es un anticonceptivo no hormonal para hombres diseñado por la Fundación Parsemus, una organización estadounidense de investigación médica sin ánimo de lucro y cuyo objetivo es «hallar soluciones de bajo coste ignoradas por la industria farmacéutica». Vasalgel, el producto en el que están centrando todos sus esfuerzos, no es una píldora, sino un hidrogel sintético inyectable.

2. ¿Cómo funciona?

Se inyecta una dosis de este gel sintético en el conducto por el que pasa el esperma, justo en el extremo en el que éste se une al escroto. Esto es, la inyección no se aplica directamente en el pene. El proceso se completa en unos 15 minutos y una vez inyectado, el gel queda fijado y actúa como filtro, permitiendo el paso del fluido pero no de los espermatozoides.

Por lo tanto, no imposibilita la eyaculación o el orgasmo, asegura la Fundación Parsemus.

3. ¿Cuán efectivo es?

Según la Fundación Parsemus es tan eficaz como la vasectomía, una intervención generalmente irreversible que consiste en la sección y ligadura de los conductos deferentes. Eso es una eficacia superior al 99%, la organización basa tal afirmación en ensayos clínicos llevados a cabo con animales.

4. ¿En qué se diferencia de los anticonceptivos femeninos?

Al no ser un método hormonal, Vasalgel no tiene los efectos secundarios que suelen tener ese tipo de tratamientos para mujeres. Y es que la píldora anticonceptiva puede provocar migrañas, cambios de peso y la disminución de la líbido, el DIU molestias pélvicas y un mayor sangrado.

5. ¿Sustituye al preservativo?

No, porque al no ser un método de barrera, no protege ante enfermedades de transmisión sexual. Por lo tanto, se plantea como un sustituto de la anticoncepción femenina o como tratamiento complementario.

6. ¿Es irreversible?
A diferencia de la vasectomía — consiste en la sección y ligadura de los conductos deferentes— , este método es reversible en todos los casos, además de ser menos invasivo. El gel filtrante se mantendrá en su lugar hasta diez años después de haberse inyectado.

Así que si el hombre quisiera tener hijos en ese tiempo, tendría que someterse a otra intervención ambulatoria.

La restauración del flujo completo de esperma «se logra eliminando el Vasalgel de los conductos deferentes con la inyección de una solución de bicarbonato de soda», explica la Fundación Parsemus en su página web.

Al menos así lo han demostrado los estudios llevados a cabo hasta ahora, señala la fundación. El último salió a la luz este mayo y fue realizado con conejos.

Por ahora, la Fundación Parsemus está llevando a cabo los ensayos necesarios para que salga al mercado «con todas las garantías» en 2018. Pero para ello necesita la aprobación de la Agencia Federal de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), algo que aún no ha pasado porque tales pruebas son costosas, y hasta ahora ninguna gran farmacéutica ha invertido en el desarrollo del método.

Fuente: Bbc.com