En medio de montones de tierra y polvo, un grupo de niños y niñas de la comuna dos de Soacha, amantes del fútbol y entregados al deporte, debe practicar en unas condiciones lamentables. La cancha, que  existió por años, fue desaparecida por las constructoras de Hogares Soacha, pero aun así su entrenador acude al sitio  porque  no tiene a dónde más ir.

El destruido campo queda muy cerca al colegio Vida Nueva que se construye en Hogares Soacha. Allí se observa a un grupo de jóvenes con su entrenador en medio de la tierra y el polvo, adelantando su proceso de formación deportiva.

Para Juan Pablo Piranquive, líder social y comunal de Soacha, “es lamentable ver que la construcción acabe con los campos deportivos. Aquí se valora la intención del entrenador por sacar sus alumnos adelante”.

Este es otro ejemplo del impacto de la construcción en Soacha y la desidia de las autoridades por permitir que el ladrillo y el cemento acabe con campos deportivos y zonas verdes de la ciudad.

Así lucía la cancha antes de la intervención de la constructora
Así se ve ahora el campo deportivo
  • Fotos: Juan Pablo Piranquive