Gran preocupación entre los residentes genera el tema de la contaminación y de la formalización del barrio La Unión, ya que entidades como la CAR y la administración municipal no establecen acciones que permitan agilizar el proceso de legalización.


Y es que a pesar de estar ubicado en la comuna dos, en donde se tiene la percepción de ser la comuna menos conflictiva y más desarrollada precisamente por ser un lugar céntrico del municipio, La Unión se constituye como uno de los barrios que no presenta la condición de legalidad necesaria para recibir la atención y la inversión social que sí tienen sus vecinos, todo esto por el hecho de ser un sector situado sobre la ronda del Río Soacha y el riesgo que supone para sus habitantes vivir allí.

Precisamente, uno de los problemas más delicados en este sector es la contaminación que presenta el Río Soacha en su arribo a La Unión, la cual hace parte de la vida cotidiana de las decenas de familias que tienen sus viviendas al lado de su ronda y que lógicamente representa un peligro en la salud y más aún cuando las personas tienen contacto con el agua y con el mal ambiente que se produce allí.

“Nosotros hemos luchado con la CAR porque tenemos un problema, afortunadamente no ha llegado la ola invernal. La alta sedimentación nos está tapando el río y ya es un caño, entonces es una problemática que hemos tenido desde hace muchos años y se le suma el asunto de los roedores e insectos, por ejemplo cuando es invierno las inundaciones son duras y nos hemos sentido perjudicados”, señaló Jairo Tamayo, habitante de la zona.

“Vivo al lado del río y el problema aquí son los ratones y los malos olores, igual cuando llueve nos hemos inundado, hemos ido a la CAR pero ellos se tiran la pelota de un lado a otro y nos dicen que nos van a reubicar cerca a los desplazados, cosa que no queremos porque nosotros tenemos casas de dos y tres pisos, entonces todos nuestros esfuerzos están es en las casas que tenemos ahorita”, expresó Amanda Esquivel, habitante de La Unión.

Según lo señalado por Rafael Peñaloza, presidente de la Junta de acción Comunal, en este momento la comunidad no sabe qué hacer porque no pueden colocar en venta sus casas, debido a que nadie las compra por su condición de marginalidad y olvido al que se ve sometido el barrio, a pesar de estar ubicado a tan solo cinco minutos de la alcaldía municipal y a diez de la oficina de la CAR en Soacha.

“Exigimos a la CAR que nos solucione este inconveniente porque con el tiempo les vamos a dejar problemas a nuestros hijos y nietos ya que son los que van a quedar allí. Este es un barrio que está construido hace 70 años y por ejemplo mis padres compraron el terreno donde yo estoy viviendo y en ese tiempo no existía esa norma que dice que a menos de 15 metros no se puede construir, antes se decía que a tres metros y por eso se construyó en ese espacio”, explicó el líder comunal.

La comunidad manifiesta que está dispuesta a hacer respetar los títulos de propiedad que tiene de sus predios a pesar de la nueva normatividad del POT, advirtiendo que a pesar de que se cuentan alrededor de veinte casas inmersas en esta situación, las cuales se han visto afectadas cada vez que llueve.

“La contaminación del río es tremenda porque la gente no toma conciencia de eso, botan basura, llantas y lo que caiga. Afortunadamente nosotros hemos estado pendientes y ya casi no se arroja en este sector como ocurría en épocas anteriores. Lo otro es que ya prácticamente no es agua lo que va por el río sino residuos, entonces el mal olor es tenaz y la mano de ratas que salen es impresionante”, concluyó Peñaloza.