Continúa el drama para los abuelos del barrio Villa Mercedes

velaton-1.jpg

Dos semanas en medio de la intemperie va a completar un grupo de adultos mayores que el pasado 11 de abril fue expulsado del albergue en el que habitaban, por una comunidad de sacerdotes dominicos que argumentó tener propiedad legal sobre el predio donde estaban los abuelos. Hasta el momento las autoridades no han hecho frente a la situación.


velaton-1.jpg

Un improvisado cambuche ha sido el hogar de los abuelos durante los últimos 12 días, tiempo en el cual estas personas han tenido que soportar toda clase de inclemencias propias de las difíciles condiciones en las que se encuentran. Aunque han contado con la colaboración de algunos vecinos que se han solidarizado con este drama, la situación de los adultos mayores es crítica, pues ya hay personas que se están enfermando, y las escasas provisiones que han logrado conseguir se están agotando.

“Seguimos sufriendo y resistiendo para ver cómo logramos una mirada de los funcionarios del Estado. Hasta la fecha no ha habido ninguna respuesta, y a pesar de que las autoridades ya conocen nuestra situación, no ha habido ningún pronunciamiento, o acción al respecto.
Yo personalmente le dije al Alcalde lo que estaba pasando cuando él realizó la audiencia del balance de los 100 primeros días de Gobierno, pero vemos que no ha venido. Esta semana voy a acudir a la Personería Municipal para denunciar estos atropellos que han hecho contra nosotros y nuestra organización. Tenemos unas leyes, y por eso debe haber alguna acción por parte de las autoridades frente a esta clase de injusticias. Realmente ha habido oídos sordos ante esta problemática, y considero que aquí se tiene que solucionar el problema inmediatamente. Hay derechos que nos están vulnerando”, explicó Orlando Rodríguez, Presidente de Acomted (Asociación Comunitaria de la Tercera Edad) en el barrio Villa Mercedes, organización que representa a los adultos mayores.

“Ninguna autoridad ha venido a ver cómo estamos o cuál es nuestra situación, no tenemos apoyo absolutamente de nadie. Estamos acá a la intemperie desde hace casi dos semanas, y aunque nos sacaron de la forma más arbitraria, no se hizo nada para impedirlo. Por fortuna hemos logrado sobrellevar esta situación con la ayuda de otros abuelos y algunos vecinos que se han solidarizado con nosotros, y también nos ha acompañado la Fundación ‘Un Techo para mi País’, gracias a ellos no hemos aguantado hambre. Hay otras personas que nos regalaron un cilindro de gas, y en ocasiones nos dan galoncitos de agua para poder cocinar y abastecernos, así hemos estado más o menos acompañados y asistidos”, expresó María Sánchez, una de las abuelas afectadas.

Los abuelos esperan que por parte de las autoridades locales se tomen prontas medidas para mitigar la difícil situación que viven, teniendo en cuenta que el argumento utilizado por los sacerdotes dominicos para desalojarlos fue una supuesta escritura pública que tenían sobre el predio donde habitaban estas personas, algo que resulta irónico si se recuerda que Villa Mercedes es un sector que no está legalizado.

Sobre Periodismo Público 31217 Artículos
Noticias y actualidad de Soacha y Cundinamarca