Continúa la emergencia invernal: CLOPAD se reune en Centro Chía

El Alcalde Municipal de Chía, Jorge Orlando Gaitán, confirmó que en reunión del CLOPAD realizada en las instalaciones de Centro Chía, la administración de dicho centro comercial había diseñado un urgente plan de contingencia con miras a su apertura al público.


Por otro lado, William Tamayo, Secretario de Gobierno de Chía, afirmó que se continúa con el contra flujo saliendo para Bogotá y entrando por el puente del Común. Dijo que la Policía decidió realizar salidas y entradas por lapsos de 20 minutos cada uno, lo que genera represamientos pero da la posibilidad de flujo de tráfico.

La recomendación en principio, para los ciudadanos de Chía, es tomar la calle 80, y “ si necesariamente se tiene que tomar la autopista norte, hacerlo con calma y paciencia”, concluyó Tamayo.

En este momento, por orden del señor Alcalde, se adelantan trabajos en el jarillón del puente de Tíquiza, en el sector del Restaurante Teattroria, y en el sector de los Ladrillos, a fin de mitigar el impacto del invierno. El río Frío y el río Bogotá se siguen monitoreando 24 horas al día.

El alcalde de Chía también confirmó que se vienen haciendo los trabajos de fumigación y vacunación en los diferentes sectores afectados por las inundaciones. “La alerta roja se mantiene, el hecho que la mañana se encuentre soleada no indica que no estemos en situación de alerta y de riesgo inminente en el Municipio”, dijo la primera autoridad de Chía.

Por su parte, en la Urbanización Santa Ana, los niveles de agua han bajado, pero el jarillón, todavía soporta y filtra grandes cantidades de agua, por eso “Tenemos temor que en cualquier momento se fracture, aunque allí, estamos trabajando, el Ejército, Policía, Red de Apoyo y personal de la comunidad en el mantenimiento de ese jarillón” , concluyó el Alcalde.

De otro lado, el Secretario de Gobierno, dijo que algunos medios televisivos están desinformando cuando afirman que las inundaciones graves fueron el resultado de la unión de los niveles de las aguas de los ríos Frío y Bogotá, lo cual es incorrecto e impreciso, enfatizó.