No es nuevo observar largas filas de padres de familia en busca de cupos escolares para sus hijos, tampoco es novedoso que los medios de comunicación nacional publiquen noticias para exaltar la crisis educativa en Soacha ni es secreto decir que el municipio no tiene capacidad para acoger a miles de estudiantes que requieren asistir a las aulas de clase.

Cada año se repite la historia al comienzo  del año por culpa de la insensatez del Gobierno Nacional. La capacidad de los establecimientos educativos del municipio está desbordada y los  padres de familia  de cerca de 5 mil  niños que viven en Soacha realizan largas filas con la esperanza  de conseguir un cupo para sus hijos.

El Ministerio  de Educación maneja unas cifras muy diferentes a la realidad del municipio. Dice el ente rector de la educación en Colombia que Soacha cerró  el 2019 con 92.901 cupos en la matrícula oficial (66.290 en colegios oficiales y 26.611 por convenio con instituciones privadas), pero lo que no tiene en cuenta es que el crecimiento poblacional de la ciudad está desbordado y diariamente llegan cientos de familias con menores que necesitan estudiar, además de la migración  de venezolanos que crece con el correr de los días.

Para colmo de males, el DANE entrega una mentirosa cifra de habitantes (645.205) que perjudica los intereses del municipio y atenta contra la capacidad real de estudiantes que tiene Soacha.

El mandatario local, Juan Carlos Saldarriaga, dice que alrededor del problema juegan dos factores importantes:  el crecimiento poblacional por el aumento desproporcionado de proyectos de vivienda de interés social que sobrepasan la capacidad del municipio para garantizar necesidades básicas de nuevos residentes, como la educación, y  el escaso presupuesto, pues los recursos designados por el Sistema General de Participaciones (SGP) no alcanzan para atender la demanda educativa que se presenta cada año en el municipio.

“Para 2020, el municipio recibió $146.000 millones por parte del Gobierno. El 84 % ($123.000 millones) está destinado a cubrir los gastos de nómina docente y el 16 % restante ($23.000 millones) debe atender gastos del Programa de Alimentación Escolar (PAE), vigilancia, mantenimiento y transporte. Ya sin recursos, el municipio debe destinar al menos $39.000 millones para subsanar la deuda con los colegios privados en convenio», dijo el mandatario.

Así mismo se rechaza la desigualdad que tiene el Ministerio frente a los recursos asignados por estudiante. “A Soacha  por cada niño le asignan $1’600.000, mientras a Bogotá le entregan $2’200.000 por alumno cada año”, dijo el secretario de educación Luis Eduardo Chávez.

Entre tanto, el Ministerio de Educación Nacional reconoció “la necesidad de mayor capacidad de atención del sistema educativo en el municipio de Soacha y la ministra María Victoria Angulo, anunció que hoy se reunirá con el alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga,  para discutir las medidas a tomar con miras a resolver la emergencia educativa en el municipio.

Por ahora sólo queda esperar a que el lunes 20 de enero los estudiantes matriculados inicien clases con normalidad, mientras que  quienes queden a la espera de asignación de cupos, ingresarían a las instituciones de forma extemporánea hasta que se concrete su vinculación al sistema.

Apoyo: elespectador