Aunque la mayor parte de los concejales hablaron duro e hicieron señalamientos sobre los pobres resultados en materia de seguridad en Soacha a pesar de las herramientas implementadas para que la Policía combata a la delincuencia, para cabildantes como Giovanny Ramírez no pasó de ser uno más de los muchos que se han realizado en la Corporación.


Inicialmente el secretario de gobierno Óscar Giovanni Ramírez contó lo que el municipio ha logrado en materia de seguridad, gracias a los recursos aprobados por el mismo concejo y a la gestión realizada con el Ministerio del Interior. Aseguró que cuando llegó a la Secretaría encontró propuestas sueltas que pertenecían a promesas de campaña o a los planes de desarrollo, pero aseguró que hoy se han venido materializando en un gran porcentaje.

“Hoy presentamos cómo va el plan de construcción de las estaciones de policía, cuántos hombres tenemos en el municipio, cómo avanza la estrategia de cámaras y alarmas, cuántas camionetas y motos compramos, cómo termina este tema de inseguridad y cómo son los avances en materia de cifras y estadísticas para Soacha. Además lanzamos algunos programas como el plan de carpas de seguridad perimetral, 50 puntos para el municipio en los puntos más complejos, y de entrada anticipo que cada puente peatonal va a tener su carpa”, dijo el Secretario.

Un segundo tema al que se refirió el funcionario tiene que ver con la intervención en violencia intrafamiliar. “Vamos con una política fuerte, en algunos casos iremos casa a casa con todo el equipo de gobierno, psicólogo, trabajador social, policía, y abogado para poder solventar este tipo de temas. En síntesis se presenta un balance de cómo vamos, se debate, pero además le decimos a los concejales cómo queda la mirada a futuro de muchas cosas”, especificó.

La mayor parte de los concejales intervinieron y coincidieron en que las herramientas implementadas no reflejan lo que se vive en las calles de la ciudad.

“Aquí atracan a los colectivos, a los negocios, a las casas, a los estudiantes y hay mucha venta de droga pero la policía no está haciendo nada para contrarrestar todo lo que está pasando en el municipio”, explicó el concejal Juan Carlos Arias, quien además exigió más compromisos de las autoridades y pidió a la policía “ponerse la camiseta para trabajar y responderle a Soacha en el tema de seguridad”.

Entre tanto, el concejal Carlos Ospina puso como ejemplo la acción hacia los vendedores ambulantes en el parque y la carrera séptima, y pidió que se haga lo mismo en el tema de seguridad. “En los alrededores del puente de la calle 13 con autopista los delincuentes se limpian las uñas con los puñales y no hay nadie para que los requise y tome medidas, a pesar de que le he solicitado a la policía que ponga dos agentes permanentes en este sitio”.

Héctor Cuesta, concejal del parido dela U, dijo que la Policía sabe dónde están las ollas del microtráfico y aun así no actúa. “Aquí debemos esperar funciones de advertencia para actuar, y ojo con el campo de los locos que se convirtió en un sitio de expendio y consumo de droga”.

Para la concejal Liliana Rodríguez, se trata de decir la verdad. “Aquí no podemos decir que las cosas están bien cuando eso no es cierto”, expresó la cabildante, al tiempo que puso en evidencia una riña entre mismos policías en el sector del Tropezón: “Yo evidencié una pelea entre ellos, incluso unos hablando mal del coronel y otros defendiéndolo”.

Y así, uno a uno los todos los concejales presentes hicieron sus denuncias frente a la delicada situación de inseguridad que vive Soacha.

Martín Peñuela denunció el no funcionamiento de 40 cámaras de seguridad que corresponden al segundo paquete instalado en la ciudad; Dagoberto Durán sostuvo que la policía está extorsionando a los habitantes del sector rural porque instalan puestos de control en la vía al Charquito y ningún vehículo pasa la prueba de gases; Gloria Uribe se refirió al Plan Padrino y reclamó mayor seguridad para los cabildantes; Arcadio Carvajal dijo que en el sector Armero de San Mateo hay una banda motorizada que atraca y roba a la ciudadanía; Wilson Tique criticó el sistema de alarmas que se instaló porque considera que no son funcionales y dijo que el valor de cada una es exagerado; Jaime Sepúlveda habló de la falta de alumbrado público en algunos puntos de la autopista, entre San Mateo y La Despensa, situación que facilita el actuar de los delincuentes, y Soraya Escobar aseguró que la policía no volvió a adelantar operativos cerca a las tabernas para que requise a quienes frecuentan estos sitios.

Pero el concejal que se salió de las denuncias frecuentes y se atrevió a decir que el debate fue uno más de los que se hacen en el Cabildo, fue Giovanny Ramírez:

“En el municipio se debe generar toda una estrategia transversal dentro de la administración, es decir, el problema de inseguridad lo vamos a atacar con la participación del IMRDS, la Secretaría de Educación, Desarrollo Social y otras entidades, porque a la delincuencia no se combate solo a punta de bolillo, esas son acciones represivas; acá lo que realmente tenemos que hacer es reconocer que desafortunadamente la célula principal de la sociedad de Soacha, que es la familia, tiene un grado de descomposición muy alto. Los padres de familia no tenemos el control sobre las actividades que realizan nuestros hijos, y esa responsabilidad no se puede quedar solo en cabeza de papá y mamá. La administración municipal debe brindar un programa transversal, a través de sus secretarias y entes descentralizados, para ofrecer oportunidades a esos jóvenes que hoy desafortunadamente están siendo carcomidos por la delincuencia común”, replicó.

Finalmente, el coronel Carlos Humberto Rojas, comandante del Distrito Especial de Policía Soacha, respondió a las críticas de algunos concejales hacia uniformados de la institución y aunque reconoció que “en la viña del señor hay de todo”, hizo un contundente llamado a la denuncia:

“Aquí el llamado es a denunciar porque nosotros somos funcionarios públicos y debemos ser ejemplo, entonces no podemos permitir que finalmente se quede en el señalamiento, creo que es el momento indicado de denunciar, estamos con una policía totalmente estructurada y no podemos permitir que dentro de la institución tengamos personas que nos estén haciendo quedar mal, eso hay que acabarlo, hay que sacarlos y les digo que dentro de las investigaciones que hemos realizado, personas que no tienen ese compromiso, lo lamentamos pero aquí hay decisiones que hemos tomado y seguiremos tomando, por eso el uniforme hay que portarlo con orgullo y honestidad”, concluyó.