El Sistema Masivo de Transporte Transmilenio que se inauguró en Soacha con bombos y platillos, es el mismo en donde se autonombraron como padrinos de honor algunos políticos que a la presente fecha se encuentran rindiendo cuentas a la justicia colombiana; uno de los compromisos acordados fue adjudicar el servicio de buses alimentadores a la brevedad del tiempo. Han pasado casi dos años del ingreso de la prestación de este servicio y a la presente fecha lo único que nos ha traído son problemas y dificultades.


Es inadmisible desde todo punto de vista que tengamos que acudir a la justicia ordinaria para que se cumplan los compromisos que por derecho nos pertenecen. El Doctor Henry Sosa Molina, en su calidad de Personero Municipal, ha tenido la sana intención de por medio de una tutela y en esta oportunidad a través de una Acción Popular, hacer prevalecer nuestros derechos ante el Juzgado 35 de lo Contencioso Administrativo en Bogotá D.C.; la recolección de firmas de los ciudadanos usuarios de este servicio con la que será presentada esta petición ante la autoridad competente tiene un valor moral y legal para que la autoridad, en este caso en su fallo, dicte el estricto cumplimiento de esta necesidad que no es un favor sino un deber frente a los compromisos inicialmente adquiridos.

El valor en el precio del pasaje dentro del sistema Transmilenio es uno de los más costosos en el país, el mismo que no existe ni la mínima oportunidad que sea inferior como sucede en el transporte tradicional. Tenemos entendido claramente que el 20% del precio del pasaje está destinado para los alimentadores. Para nadie es desconocido que en las rutas que tienen en la ciudad de Bogotá todas y cada una cuenta con este tipo de servicio sin importar su estrato social; por decir así Usme, Monte Blanco; Diana Turbay; Altamira, Juan Rey en el sur de la ciudad cuentan con este tipo de servicio al igual que en el Norte en los lugares más apartados como El Codito, San Cipriano, San Cristóbal Norte, entre otros, que de ninguna manera han sido segregados de la prestación del servicio.

No olvidemos que cuando se hizo la presentación y propuesta del sistema se ofrecieron a los cuatro vientos una mejor calidad y economía en la prestación del servicio; ofrecimientos que han quedado en el papel y en el olvido porque realmente no es el servicio que se merece la ciudad a pesar de la alta inversión a la que se ha sometido el gobierno distrital y nacional. En el caso de Soacha en particular nuestros amigos y vecinos se ven obligados a pagar dos y tres pasajes con la finalidad de llegar a sus lugares de trabajo y destinos para realizar sus correspondientes actividades.

Con el debido respeto que se merecen todos y cada uno de los candidatos a la Alcaldía en el Municipio de Soacha, desde esta columna editorial les pido que este no sea un tema electorero ni bandera de sus campañas políticas. El problema de movilidad en la Autopista del Sur no es un problema de nuestro Municipio; es un problema de la nación. La deuda social de la nación es muy grande para con el compromiso de los cumplimientos para el verdadero desarrollo social. Soacha necesita de un Plan Maestro de Movilidad, diseñado, estructurado, planificado y aprobado en Documento Conpes en el cual entre otras cosas se exija el cumplimiento de la construcción de vías, puentes peatonales, puentes interconectores vehiculares, eliminación de semáforos, construcción de terminales y ciudadela del conductor en donde se puedan parquear organizadamente y realizar el mantenimiento preventivo y correctivo de sus automotores todo esto en coordinación con Bogotá D.C. por qué no olvidemos que el problema de la Autopista del Sur se presenta a la altura de Bosa la Estación.

La Estación de Integración construida en San Mateo se encuentra lista a la espera de la llegada de los buses alimentadores que permitirán el ahorro de un pasaje, la disminución del uso del tiempo mediante una logística ágil y ordenada por medio de las propias empresas de Soacha en convenio con Transmilenio permitan un desarrollo sostenible en las operaciones.

@galodejesus