Un estudio técnico que fue contratado por la Administración Distrital en el año 2011 y que recomendaba no utilizar los carriles mixtos de la Autopista del Norte y la Avenida Caracas para TransMilenio, tuvo un seguimiento por la Contraloría de Bogotá, ante la propuesta recientemente anunciada como medida de choque para descongestionar en determinados horarios estas avenidas.


Según el Contralor de Bogotá, Diego Ardila Medina, Transmilenio en diciembre 23 de 2011 realizó un contrato con la firma Steer Davies Gleaveel por un valor de $194.626.250 con el objeto de “evaluar el crecimiento de la demanda del sistema troncal dentro del SITP y priorizar soluciones de corto y mediano plazo para que permita ampliar la capacidad del sistema”. La implementación de un tercer carril no es costo-eficiente.

Una vez conocidos los resultados, la Contraloría de Bogotá evidenció que aunque se considera la implementación de un tercer carril, llaman la atención varios puntos que hacen referencia a problemas que se podrían presentar.

-Qué se determinó en el estudio
1 Que la capacidad por estaciones continuaría sin resolverse generando bloqueo del segundo carril y eventualmente del tercer carril.
2 Se estableció que “el bloqueo del tercer carril ocurriría en el evento en que un bus que vaya a detenerse en el segundo o tercer vagón en el sentido del flujo, al encontrar el segundo carril bloqueado, decida usar el tercer carril para llegar a su plataforma y la encuentre ocupada”.
3 “Podría ampliarse la capacidad vial, pero si no se logra ampliar la capacidad de recoger y dejar pasajeros, el sistema seguirá dependiendo de la tasa de servicio de la estación. Se debe recordar que la misión de los sistemas de transporte público es trasportar personas, y en la medida que no se garantice la función básica de recoger y dejar pasajeros el sistema tenderá a saturarse”.
4 “La implementación de un tercer carril tendría el efecto de disminución en la capacidad de los carriles mixtos en la Caracas y Autonorte, vías que en la actualidad se encuentran saturadas en las horas pico”.

-Conclusión

Para el contralor Ardila, aunque en el estudio contratado por Transmilenio en el tema de evaluación del tercer carril se determina que: “se recomienda no implementar el tercer carril y en su lugar ampliar las estaciones del eje más cargado del Sistema: Autonorte – Caracas”, la Administración ha anunciado públicamente adoptar esta medida.

“A la fecha no se conoce el tipo de señalización a instalar y el plan de contingencia que adoptará la Administración para delimitar estos carriles en horas pico. De otra parte, la Administración no cuenta con estudios que indiquen que los carriles de vehículos particulares puedan soportar el peso de los buses articulados, lo cual podría generar a futuro un deterioro en esta malla vial y un presunto daño al patrimonio público”, concluyó Ardila Medina.

Fuente: barriosdebogota. com