Prevenga accidentes si sus niños van a estar cerca de piscinas o cerca de una fuente hídrica. Las autoridades recomiendan que los padres y adultos responsables tomen medidas para minimizar riesgos y prevenir incidentes por ahogamientos.


Una de las mejores formas de prevenir los accidentes es educando, por esto es indispensable explicar a los niños los riesgos cuando están en una piscina o cerca de una fuente hídrica, sin embargo no se confíe, nunca deje a un niño solo o sin vigilancia cerca o dentro del agua, aún si sabe nadar.

Enséñeles que pueden disfrutar del agua teniendo en cuenta ciertas reglas de seguridad pero ante todo, permanezca alerta, disfrute y juegue con ellos.

Si su niño va a estar cerca de una piscina, verifique las siguientes normas de seguridad:

En la piscina:

* Evite que los niños usen flotadores inflables muy pequeños, utilice los tipo chaleco, de acuerdo con el cuerpo y la contextura del menor, que sostengan adecuadamente su cabeza.

* No permita juegos bruscos y no deje que los niños se acerquen sin la seguridad respectiva al agua.

* Mantenga lejos de la piscina aparatos eléctricos de cualquier tipo.

* Los filtros de la piscina deben contar con las tapas respectivas para evitar incidentes por succión.

* Las zonas profundas deben estar demarcadas.

* La parte baja y profunda debe contar con escaleras fijas para facilitar la evacuación y entrada a la misma.

* No debe haber cerca químicos e instrumentos de limpieza de la piscina.

* La piscina debe tener barandas y barreras de protección para los niños.

* Evite que en el interior de la piscina haya juguetes y objetos que puedan llamar la atención de los niños.

* Cuando las piscinas no se encuentran en uso, deben contar con su respectivo sellamiento de seguridad.

Cerca de otros cuerpos de agua:

* Nunca permita que sus hijos jueguen en la orilla de los caños, lagunas, lagos o quebradas. En el caso de dirigirse al mar, ríos o lagos, no deje que los menores se internen en ellos en botes plásticos o de remos, y que se bañen en zonas dedicadas a deportes acuáticos o con tránsito de lanchas.

* No permita que naden en sitios profundos, caudalosos o poco claros, así parezcan tranquilos y usted crea conocerlos. Tampoco permita que naden en profundidades y menos si han comido recientemente.

* Vigile que estas zonas estén debidamente demarcadas y con señales que los pequeños puedan distinguir, de la misma forma exija a las autoridades competentes que cierren o hagan el debido sellamiento de los sectores que pueden generar algún riesgo.

* Verifique que las laderas de los ríos no tengan elementos atractivos para los niños, como balones o juguetes, y enséñeles que en caso de que algún elemento caiga en el agua, nunca deben tratar de recuperarlo.