La secretaria de Gobierno de Cundinamarca señaló que el departamento está preparado para ofrecer atención oportuna y reacción inmediata a los incendios forestales que se puedan presentar originados por las altas temperaturas. Además, con recursos de regalías el Departamento compró 18 vehículos de rápida acción.


El Departamento cuenta con la Unidad Administrativa de Gestión del Riesgo, entidad que trabaja con la Defensa Civil, Bomberos, Cruz Roja, Ejército Nacional, Fuerza Aérea, Policía Nacional y CAR para garantizar respuesta oportuna, Unidad coordinada por la Secretaría de Gobierno. .

En ese sentido, el coordinador Ejecutivo de la Junta Departamental de Bomberos de Cundinamarca, capitán Iván Darío Valenzuela, destacó la adquisición por parte del Departamento, con recursos de regalías, de 18 camionetas de acción rápida dotadas con bombas de alta presión, 56 motos de alto cilindraje, lo que permite atender las 15 provincias del departamento.

Dichos vehículos hacen parte de los equipos encargados para la atención de emergencias e incendios, frecuentes durante la temporada seca en Cundinamarca.

La Secretaria de Gobierno, Adriana Ramírez, recordó a los alcaldes el cumplimiento de la ley 1575 de 2012 «por medio de la cual se establece la ley general de bomberos de Colombia» y solicitó mantener activo el Consejo Municipal de Gestión del Riesgo.

Al respecto, la Delegación Departamental de Bomberos hizo las siguientes recomendaciones a la comunidad en general para evitar incendios:

• Evitar las quemas forestales, dado el caso consultar antes con las autoridades ambientales.
• No arrojar cigarrillos u otros objetos encendidos sobre la vegetación.
• Apagar correctamente las fogatas.
• Evitar que los niños jueguen con cerillos y elementos que produzcan fuego.
• Evitar prender fuego a los residuos de cosechas y desmontes.
• Informar responsablemente a las autoridades sobre cualquier conato de incendio.
• No arrojar basura, ni materiales inflamables, ni objetos encendidos en predios baldíos, a la vera de las carreteras y caminos, ni en la vía pública.
• No utilizar el fuego para limpiar terrenos baldíos o patios, mantenerlos limpios mediante chapeo (limpiar la tierra de maleza y tierra).