Con el propósito de poner en marcha estrategias para resolver conflictos entre las comunidades a través de la justicia alternativa de la conciliación, secretarios de gobierno y personeros municipales participaron en un encuentro departamental que sentó las bases esenciales para abordar el proceso de paz y descongestionar los despachos judiciales.


En desarrollo de este primer encuentro regional, se avanzó en el fortalecimiento de la política nacional de convivencia y seguridad ciudadana en el tema de la conciliación.

Jerónimo Gordillo, secretario de Gobierno (e) de Cundinamarca, resaltó que en Cundinamarca, como primer departamento posconflicto del país, es responsabilidad de alcaldes y personeros manejar eficientemente el proceso de paz. “Debemos trabajar desde ya directamente con las comunidades, y de manera especial en la cualificación de las competencias de las autoridades municipales para avanzar en la promoción y establecimiento de la cultura de la paz con base fundamental en la conciliación que permite resolver pacíficamente los conflictos. El mensaje es de paz”, puntualizó.

Por su parte el viceministro de Relaciones Políticas del Ministerio del Interior, Carlos Ferro, explicó la importancia de fortalecer las capacidades y conocimiento de los personeros para el tema de resolución de conflictos en los municipios. “Desde el Ministerio ya estamos en proceso de alistamiento de mesas municipales para este tema. Ayudaremos a empoderarlos en materia de conciliación y posconflicto en todos los municipios. La paz comienza en el territorio cuando se reconozcan los motivos que originados los conflictos y se diseñen herramientas y estrategias para solucionarlos”, manifestó Ferro.

El funcionario nacional anunció la próxima realización de un diplomado en conciliación para fortalecer las capacidades en manejo del posconflicto en los territorios.

Asimismo, Pedro Ávila, asesor del Viceministerio del Interior en el tema de seguridad, convivencia ciudadana y posconflicto, resaltó la importancia de consolidar la conciliación como estrategia de descongestión de despachos judiciales, situación que resulta negativa para el progreso de las regiones y para la convivencia ciudadana. “La justicia es componente esencial de la seguridad y convivencia ciudadana, es garantía del respeto al ordenamiento legal y de los derechos individuales y colectivos en el marco de un Estado social de derecho y en este escenario la conciliación es una justicia alternativa para solucionar diferencias entre los ciudadanos”, explicó Ávila.

Entre las líneas estratégicas del posconflicto, el asesor del Viceministerio del Interior, resaltó que se encuentran la justicia transicional, reconciliación, gobernabilidad territorial para la paz, y la educación y cultura de paz e invitó especialmente a todos los personeros y secretarios de gobierno municipales para participar en este proceso de capacitación que iniciará próximamente.