Con la creación de una sala alterna de crisis con sede en Facatativá, y con el propósito de solventar y dar respuestas rápidas a posibles emergencias, la Unidad de Gestión de Riesgo prepara más estrategias en el departamento.


La Gobernación de Cundinamarca, a través de la Unidad de Gestión del Riesgo, realizó la primera reunión del comité de manejo de desastres, con el propósito de consolidar mecanismos rápidos de respuestas a emergencias, analizar la situación de los municipios que declararon calamidad pública y encaminar las acciones que se realizarán para el retorno a la normalidad de los mismos, así como presentar la propuesta de sala de crisis alterna.

Aspectos como los protocolos de atención en temporada de lluvias, la socialización de la estrategia a los municipios y organismos encargados o qué hacer ante un evento masivo o un evento mayor, fueron expuestos por los miembros del Comité, quienes a su vez reconocieron que Cundinamarca cuenta con un Consejo Departamental para la gestión de desastres, que actúa de manera consolidada en materia de emergencias.

Asimismo, en la reunión se creó la sala alterna de crisis con el propósito de atender una emergencia de grandes magnitudes, la cual se ubicará en el Centro de Comunicaciones del Ejército Nacional en Facatativá y se conformó una mesa técnica para desarrollar el plan de recuperación de las 2.617 hectáreas afectadas por incendios de coberturas vegetales.

Durante el Comité se hizo un balance de los eventos ocurridos en 2016, así:

Por lluvias: se han presentado 10 anegaciones, una avalancha, una creciente súbita (Girardot), dos derrumbes, siete inundaciones y 20 vendavales, para un total de 54 eventos a la fecha y 39 municipios afectados.

Incendios forestales: el departamento reporta 2.617 hectáreas consumidas por 37 incidentes en 86 municipios, lo cual es una cifra alta, debido al fenómeno de El Niño. En Paratebueno, provincia de Medina, se presentó un incendio que consumió 500 hectáreas de pastos.

Fuente: Gobernación de Cundinamarca