Una humilde familia resultó damnificada en un voraz incendio que acabó con su vivienda, ahora reclaman un lugar digno para vivir y la ayuda de la administración municipal para recuperar y mejorar sus condiciones de vida.


El pasado viernes, el ambiente en Villa Mercedes estuvo convulsionado por cuenta de un incendio que por poco arrasa con varias viviendas. Sin embargo, algunos habitantes del sector no tuvieron tanta fortuna y perdieron las pocas pertenencias con las que contaban, por lo que es el momento en el cual todavía solicitan ayuda, tanto a la administración municipal como a algún ente voluntario que desee colaborar para que ellos recuperen algo de lo que perdieron.

Uno de los afectados es Omar Cepeda, quien aún no comprende por qué se originó la conflagración y por qué los bomberos no acudieron en su ayuda cuando se les informó de lo que estaba ocurriendo. Este hombre junto a su familia viven desde hace ocho años en la ronda del caño Luis Carlos Galán, también fue damnificado por la ola invernal que azotó a Soacha en el año 2010.

“Aquí la única entidad que me colaboró para apagar el incendio fue la policía, yo me quedé totalmente en la calle, entonces necesitamos que el gobierno nos ayude para vivienda porque en este momento no tenemos donde vivir, aquí nunca nadie se acuerda de los pobres, reubicaron a la gente que tenía buenas casas pero a los que estamos en el caño no nos ayudan”, señala el señor Omar en relación a la entrega de vivienda gratuita.

“En el incendio se quemaron mis cosas y las de mi hijo, no me parece justo que Red Unidos esté reubicando a la gente que tiene casa mejores y comodidades, en cambio a uno no le ponen cuidado de nada, uno habla y parece que no existiéramos en este mundo, llevo 15 años viviendo acá y eso que somos varias familias las que vivimos al lado del caño”, expresa Diana Lizeth Peñalosa, otra de las habitantes perjudicadas en Villa Mercedes I.

De igual manera, estas personas señalan que acudieron a la alcaldía para solicitar ayuda, pero lo único que les entregaron fue unas colchonetas y unas cobijas, cosa que por supuesto agradecen. Sin embargo, lo que esperan recibir como auxilio es un lugar digno para vivir y donde sus hijos no tengan que pasar las penurias a las que se han visto sometidos todos estos años viviendo en una zona insegura.

“Aquí utilizábamos cilindros de gas y estufa de gasolina para cocinar, a veces había agua y a veces no, de otra parte, el invierno nos perjudica mucho porque se propagan las enfermedades. Cuando pasó todo, fui a la Alcaldía y me dieron algunas colchoneticas y unas cobijas, pero no me han dado nada más, luego volví a ir y no me atendieron, ahora ya no me ponen cuidado”, agregó el señor Omar.

Así las cosas, lo único que esperan estas personas es alguna ayuda para poder retomar sus vidas de una manera más digna, además de una reubicación en un sitio más seguro y en donde no corran los mismos riesgos que los llevaron a perder sus bienes. Si usted desea hacer algún aporte o indagar por la situación de estas personas, puede comunicarse con el señor Omar al número 3142048985.