Por: Oscar Rodríguez Ortiz

Comenzó la función. Los residentes y no residentes en Soacha asistimos en esta última semana a los actos protocolarios del 27 de octubre: el acto de inscripción de candidaturas.

Para el caso de alcaldía, midieron fuerzas dos campañas: la avalada por Cambio Radical y coavalada por liberales, ASI, MAIS, y la avalada por la U, que a su vez está coavalada por Colombia Renaciente, ADA, Centro Democrático y otros. Con menos presencia, pero igual furor, la campaña de Colombia Justa Libres,  y la de Colombia Humana, UP, Polo y Rubic.

Aparecieron también los artistas de la política, los ilusionistas, los “magos” y hasta los payasos. Se escucha en altavoces que Soacha tendrá las fases I a IV de Transmilenio,  dos Secretarías más: la del Medio Ambiente-Agricultura y la de Protección y Bienestar Animal con presupuesto a gestionar con la república de China, la creación de empleos y hasta la idea irracional de “darle la espalda a Bogotá”.  

Nos llamó la atención la manera como los “dueños” de los partidos y movimientos “jugaron” con el otorgamiento de avales. El partido Liberal con su representante por Cundinamarca y su coequipero candidato a la Asamblea provocaron la renuncia de precandidatos al concejo; igual sucedió con ASI. Este “juego” no tenía antecedentes en nuestro municipio y dejó un mal sabor a quienes aspiraban por esos partidos, restándole seriedad, desconociendo la voluntad municipal de sus directorios y de paso, generando una desbandada en sus electores.

De seguir así, tendremos en estos meses de campaña una gran serie de candidatos disfrazados de representantes de partidos y movimientos con el aval, pero sin pensamiento político, pues ya quedó demostrado cómo pueden aliarse los liberales con Cambio Radical y el partido de la U con el Centro Democrático alrededor de la torta burocrática y compartir “programáticamente” el reparto del presupuesto. Al momento, el movimiento Colombia justa, MIRA y el partido Conservador están analizando seriamente su participación, que muy seguramente aterrizarán sus intereses en la campaña de Cambio Radical (para los dos primeros) y en la U (para el caso de los conservadores). Con la renuncia publica del precandidato del POLO, podemos concluir que los alternativos llegarán sin coaliciones a la contienda.

Como vemos, se acabó la división a la que sometieron al pueblo soachuno antes de la inscripción de candidaturas en la Registraduria Municipal para crear otras divisiones imposibles de sentar en la misma mesa en virtud de la “magnanimidad” de los dueños municipales de Cambio Radical y Liberalismo.

El espectáculo inicio su función 2019, el pueblo al que creen ignorante escuchará, tomará nota y participará, así el espectáculo sea bochornoso, pues ya tiene claro que el lobo dejó ver sus orejas y todo el esfuerzo desplegado por la representante del actual poder en Soacha para mostrarlo como “trofeo” a sus jefes y del ilustre asambleísta de los 80 votos en cada municipio, no seguirán rotando por los cargos de elección popular en esta ciudad, así se presenten con un disfraz diferente.

Ya, la conocida dupleta del “GANA-GANA” que ha usufructuado el poder en Soacha en los últimos siete años se enfrenta a dos candidatos que no pagarán estudios millonarios por un plan maestro de movilidad ni entregarán contratos a “quien se ordene” desde el Congreso, dejando de atender obras prioritarias en el municipio para alimentar una falsa clase política, teniendo la oportunidad de elegir opciones diferentes y demostrarnos a nosotros mismos que sí podemos cambiar.

! Tenemos una gran oportunidad, votemos ¡

P.D. A propósito de planes de gobierno, se “adopta” por el candidato de Colombia justa, Andrés Jaramillo, objetivos de desarrollo como el que a continuación se transcribe:

“ODS 14: vida submarina.

El número de hectáreas de áreas marinas protegidas es un indicador que ayudará a consolidar los esfuerzos en la conservación de la extensa biodiversidad y de los servicios ecosistémicos de las zonas marinas, costeras e insulares que son la principal fuente de desarrollo y bienestar en las regiones pacífico y caribe. en 2009, el país tenía 7,6 millones de hectáreas marinas protegidas, a 2018 esta cifra cerrará en 12,8 millones de hectáreas marinas protegidas, equivalente aproximadamente a la superficie de Nicaragua. la meta del gobierno nacional es aumentar para 2030 en 13,2 millones de hectáreas las áreas protegidas. (contexto del desarrollo. – Objetivos del desarrollo sostenibles (…) Pags. 13, 15 y 16 Programa de gobierno Andrés Jaramillo, Alcalde HAGAMOSLO JUNTOS. SOACHA FELIZ 2020-2023. www.jaramilloalcalde.com.co)

Oscar Rodríguez Ortiz,  rodriguezcastellabogadosc@gmail.com,     @opinadorscar