De ecosistema a nido de inseguridad

Así, con decepción y resignación, los vecinos de Quintas de la Laguna resumen la lamentable situación que vive el Humedal Neuta, que aparte de verse amenazado por las obras de la urbanización Parque Campestre, ha pasado de ser un lugar apacible, a un albergue de drogadictos y un refugio del hampa.


Cabe recordar que en diciembre del año pasado, Periodismo Público.com atendió una denuncia similar hecha por la comunidad de este sector, encontrando en esta ocasión que la situación no ha cambiado para nada, y que por el contrario ha empeorado considerablemente, teniendo en cuenta que además de albergar a la delincuencia, los alrededores del Humedal ahora son espacios utilizados para tener relaciones sexuales al aire libre y para acoger a algunos estudiantes de colegio, que en lugar de estar en las aulas de clase, terminan allí consumiendo sustancias alucinógenas y conviviendo con aquellos que se dedican a esta y otras actividades ilícitas.

“Desde las 6am se empieza a ver a estas personas consumiendo vicio dentro del Humedal, y a menos de que llueva, se les puede ver ahí hasta pasadas las 10pm. Esa situación nos genera mucha inseguridad, igual yo tengo un hijo de 3 años y no me gusta que él vea ese ejemplo. A mí la verdad me da miedo pasar por ahí cuando ellos están consumiendo, igual pasa con muchos vecinos que prefieren ir por otro camino antes que pasar por ahí y arriesgarse a que sean atracados, porque son unos 15 individuos aproximadamente los que permanecen dentro del Humedal, y lo peor es que se trata de niños 12 y 13 años”, explicó Cindy Perdomo, habitante de Quintas de la Laguna.

Muchos de los sujetos que van al Humedal Neuta para consumir drogas provienen, no sólo de Quintas de la Laguna, sino de otros sectores del municipio como Ducales, Ciudad Latina, Satélite, El Silo, La Florida, Llano Grande, Cien Familias y otros más. Adicionalmente, la comunidad manifiesta que en el tiempo que llevan viviendo en el sector, ha sido poco el contacto que han tenido con las autoridades, y que además no tienen conocimiento de que se haya o se estén tomando medidas al respecto de la problemática que se presenta.

“El Humedal sólo ha servido para que esos muchachos, incluso los de los colegios, se metan ahí a consumir vicio. Ese espacio se ha vuelto casi como un ‘minicartucho’. La gente del barrio ya no puede pasar por allí, el Humedal ya no se utiliza para trotar o caminar, a las personas les da miedo que los atraquen, y por si fuera poco, las casas están siempre en riesgo de que estos sujetos se metan a robar, pues incluso cuando uno llama a la Policía, ellos arremeten rompiendo los vidrios de las viviendas”, agregó Marcos Caicedo, residente del sector.

Caicedo expresó que debido a la complejidad de la problemática, junto con otros vecinos se han visto obligados a cerrar los pasos por los senderos que colindan con el Humedal, a fin de evitar que las personas que permanecen cerca del lugar consumiendo vicio y otras sustancias, merodeen las zonas residenciales, aunque reconoce que el esfuerzo ha sido nulo porque no se ha logrado mitigar el acceso de estos personajes.

2-98.jpg
“Últimamente hemos visto muchas personas que vienen a consumir vicio dentro del Humedal, hay quienes vienen de otras partes a robar y a ‘hacer de las suyas’ en el barrio. A ellos se les ve mucho en las tardes, y permanecen ahí casi hasta entrada la madrugada, lo triste es que junto a ellos hay niños y niñas de los colegios cercanos, y por supuesto todos son menores de edad. El problema viene de mucho tiempo atrás, todos los días vemos a esas personas ahí”, concluyó María Ballesteros, vecina de Quintas de la Laguna.

Ante la preocupación de los vecinos, Periodismo Público.com acudió a la Estación centro del Distrito Especial de Policía de Soacha para consultar al Sargento Miguel Cupacán acerca de la problemática de Quintas de la Laguna, sin embargo no fue posible dialogar con el uniformado para conocer las medidas que haya o se estén tomando por parte la Policía, y así mitigar la situación que se vive cerca del Humedal Neuta.