La obra es sinónimo de desidia y ejemplo de negligencia porque 11 años después de presentado el primer documento Conpes, en el gobierno de Andrés Pastrana, aún se desconoce su futuro y luego del recorrido realizado hoy por autoridades nacionales, departamentales y municipales, se concluyó que la primera fase sólo entraría en operación en diciembre del próximo año.


3-66.jpg

Por lo menos para el gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz, las cosas están claras y con su experiencia en la parte de ingeniería, aduce que es mejor hablar de diciembre y no de junio de 2013, como fecha límite para que la primera fase entre en operación.

“El cronograma está para el primer semestre del próximo año, es decir, junio; pero personalmente prefiero fijarme la fecha para diciembre del próximo año. Ya ustedes ven las demoras. En esta visita hemos encontrado unos trabajos que a mi juicio no reúnen los requisitos técnicos, y eso seguramente va a producir inconvenientes durante la construcción y por ende se pueden generar demoras, por eso prefiero no crear falsas expectativas”, explicó el gobernador.

El mandatario departamental reconoció que la obra de Transmilenio Soacha es un ejemplo a la desidia porque en su gobierno, en el año 2001, fue cuando se presentó el primer Conpes , el cual dos años después fue modificado en el mandato de Álvaro Uribe.

“En ese momento el gobierno nacional no tenía los recursos para contratar los estudios y diseños, entonces el municipio de Soacha y el departamento de Cundinamarca aportamos esos dineros y en 2003 se contrataron con el IDU. Así las cosas se suponía que el proyecto debería entrar en servicio en 2008, pero vemos que lleva más de cuatro años de retraso y aún es incierta su conclusión”, agregó.

Con respecto a la fecha de entrada en operación de la primera fase, tanto el Alcalde de Soacha Juan Carlos Nemocón como el Viceministro (E) de Transporte, Dimitri Zaninovich Victoria, no coinciden con la apreciación del gobernador y aseguran que Transmilenio hasta San Mateo entrará a funcionar en junio del año entrante.

Pero independientemente de la fecha en que se estime la entrada en operación de la primera fase, la demora es evidente y la responsabilidad recae sobre varios actores: Inicialmente se percibió el interés de algunos transportadores quienes vieron amenazados sus intereses y con su poder pusieron trabas para que la obra se demorara. Así las cosas vino el cambio de diseños y se pasó de un Transmilenio de primera a uno de tercera, que es el que actualmente se construye para el municipio de Soacha.

Para el gobernador, Álvaro Cruz, hoy en día la responsabilidad recae en varios actores y se hace necesario hacer un seguimiento riguroso para que los trabajos se concluyan dentro del cronograma actual, porque según lo proyectado inicialmente, la primera fase debió entregarse en el año 2008:

“Las obras de Infraestructura le corresponden a la ANI con el contratista de la doble calzada Bogotá-Girardot a quien le adicionaron ese contrato. Ahora, con el Acueducto de Bogotá, el departamento de Cundinamarca, el gobierno nacional con regalías y el municipio de Soacha, se aprobaron los recursos para la construcción de los colectores que deben atravesar la vía, son recursos que superan los 120 mil millones de pesos para las obras que inician mañana y que tienen un plazo de ejecución aproximado de 9 meses”, indicó Cruz.

Las conclusiones

La visita del Viceministro, el gobernador y la Concesión no aportó nada nuevo para Soacha. Si bien es cierto se apreció la obra desde La Despensa hasta San Mateo, las expectativas para la comunidad del municipio se vieron frustradas con la cruda realidad que muestran los trabajos. Solo hasta mañana inicia la construcción de los colectores e interceptores, obra que se proyecta a nueve meses, pero que ya el mandatario departamental advirtió que fácilmente la entrada de Transmilenio podría demorarse hasta diciembre del próximo año.

Si bien es cierto el gobernador insiste en que ejercerá una constante veeduría y supervisión, también es claro el antecedente de que en 11 años de obra no ha pasado nada. No ha habido sanciones ni castigos para los responsables. “Es triste ver que en Bogotá la construcción de una troncal no pasa los tres años y aquí llevamos casi 12 y ahora nos dicen que debemos esperar año y medio más; eso es vergonzoso y hasta descarado”, argumentó un habitante de la Despensa.

Sin embargo, para el alcalde del Soacha, Juan Carlos Nemocón, la visita del viceministro y del gobernador sirvió para que ellos evidenciaran el estado real de la obra, al tiempo que resaltó valores agregados que traen beneficio al municipio:

“Básicamente puedo resaltar que hay un compromiso para que la paralela se habilite, se construya en una longitud de aproximadamente tres kilómetros, eso es una de las grandes resultados. Segundo, el tema de los puentes peatonales que ya se esclarece que de un total de 13, por lo menos seis van a ser construidos por el concesionario y que los dos que existen hoy en mal estado son reparaciones de puentes que ya existían”, finalizó.